Una venganza familiar desató el infierno en Texas

Iglesia de Sutherland Spring. RR SS.
Iglesia de Sutherland Spring. / RR SS.

El asesino había amenazado a su suegra que acudía a la iglesia de Sutherland Spring.

Una venganza familiar desató el infierno en Texas

Con un historial violento de maltrato a su esposa e hijo, Devin Kelley, fue expulsado rápidamente Fuerza Aérea. Este hombre finalizó su vida de una forma trágica, pero antes, se llevó consigo a 26 inocentes que acudían a la iglesia de Sutherland Spring en Texas al irrumpir durante el servicio con una lluvia de balas de un fusil semiautomático y por “problemas domésticos”, según las autoridades.

El hombre habría amenazado a su suegra de muerte por lo que decidió asistir el pasado domingo cargado de armas y atacando a tantos inocentes, resultando así, en la mayor masacre registrada en Texas. Kelly, que murió intentado escapar del lugar, también dejó un saldo de 20 heridos -10 de ellos aún en estado crítico- y entre las víctimas, se encuentra personas con edades entre los 5 y 70 años.

Los lugareños aún se encuentran impactados por lo sucedidos y es interesante evaluar que para ellos, esto no fue culpa de las armas. Según los testimonios recogidos por varios medios como El País o la Bbc, los lugareños de este pueblo de Texas son creyentes consumados y apoyan la libertad del porte de armas en EE UU, por lo que sucedió con Kelly, fue “cosa del diablo”.

 

Aunque no compartimos las mismas creencias, debemos decir que lo ocurrido en la pequeña iglesia de esta tranquila localidad, fue un verdadero infierno. Armado con dos pistolas y un fusil de asalto Rueger AR-15, vestido de negro y con la mirada puesta en su objetivo, Devin Kelly acabó con la vida de la hija de 14 años del pastor, con una madre embarazada y sus tres hijos, un abuelo de 77 años, la abuela de la esposa del asesino, ocho miembros de una sola familia en donde solo sobrevivió el miembro más joven y un hombre jubilado que iba de cárcel en cárcel llevando la palabra.

Esto no tuvo una motivación racial ni tampoco tuvo que ver con las creencias religiosas”, dicen las autoridades, que también expresaron que la suegra de Kelly recibió el que fuera su último mensaje en donde la amenazaba. Los hechos no están claros, pero puede que los conflictos domésticos hayan alcanzado a toda una comunidad que no teme a las armas, teme a los hombres que son poseídos por Satán y que cometen actos en su nombre. Vemos a Kelly, y nos encontramos con un hombre de pelo lacio, ojos verdes y aspecto tranquilo que fue capaz de comprar varias armas y acabar con la vida de tantas personas, solo porque le dio la gana. @mundiario

Una venganza familiar desató el infierno en Texas
Comentarios