Buscar

MUNDIARIO

Venezuela celebra la tercera adoración mariana más grande del mundo

Esta devoción proviene de Sevilla, cuando en 1703 el fraile capuchino Isidora recibió una visión en un sueño donde se le apareció la Virgen María en un paisaje campestre.

Venezuela celebra la tercera adoración mariana más grande del mundo
De todas partes del mundo llegan a rendir honores a la Virgen. / Barquisimeto.com
De todas partes del mundo llegan a rendir honores a la Virgen. / Barquisimeto.com

Millones de feligreses católicos se han lanzado este sábado 14 de enero a las calles de Barquisimeto, capital estado Lara, Venezuela, para acompañar en una procesión a la virgen de La Divina Pastora. Desde muy tempranas horas los devotos se reúnen en las afueras del templo de Santa Rosa (afueras de la ciudad), para trasladar la efigie hasta la Catedral Metropolitana de Barquisimeto. El recorrido tiene una distancia aproximada de 7,5 kilómetros y transita por las avenidas y calles más importante de ese centro urbano, ubicado en el occidente del país suramericano.

En 2016 se calculó que más de cuatro millones de personas acompañaron a la advocación de la Virgen María. Desde todas partes de Venezuela y el mundo llegan a esa población, que también es conocida como la ciudad musical de esa nación. La ruta del cortejo de cada 14 de enero siempre es el mismo: sale de Santa Rosa, pasa por la Avenida Lara hasta la plaza Macario Yépez, continúa por la Avenida Morán y culmina en la Avenida Venezuela, frente a la Catedral. Su duración siempre varía, pues en las calles se aglomeran personas que tratan de tocar la imagen que lleva al niño Dios en sus brazos y va sentada en un trono con un báculo en la mano derecha. En muchas oportunidades grupos de músicos le brinda una serenata ante su salida de la iglesia Santa Rosa, durante el trayecto y casi al final del mismo.

Cada año es trajeada con un vestido hecho por un grupo mariano. El modelo y corte del atuendo siempre es el mismo, pero las telas utilizadas para la confección del mismo son muy diversas, algunas veces son francesas, otraz suizas, también españolas y de otras latitudes. Por eso resaltan los bordados y encajes elegantes. El báculo que lleva sí es elaborado o modificado cada año, igualmente sus zapatos que son talla 36.

Al niño Jesús también tiene sus atenciones, desde el 2015 lleva una corona de ocho puntas hecha en Roma, la misma fue diseñada por artistas venezolanos, tiene incrustaciones de rubíes y zafiros.

Los agricultores de los poblados vecinos regalan parte de sus cosechas, de esa manera dan gracias a la divinidad por el buen resultado obtenido en la siembra, o sino, para pedirle un mejor año para sus cultivos

Los agricultores de los poblados vecinos regalan parte de sus cosechas, de esa manera dan gracias a la divinidad por el buen resultado obtenido en la siembra, o sino, para pedirle un mejor año para sus cultivos. Patillas, piñas, naranjas y cambures son algunas de las frutas que muchos campesinos obsequian a los transeúntes para que se hidraten en la lenta, pero muy amena caminata que hacen las personas que con mucha fe asisten a esta adoración cristiana.

Rezos, cantos, tambores al ritmo afrocaribeño y cualquier manifestación de alegría para adorar a la Divina Pastora es bienvenida por los millones creyentes que se abocan cada año a realizar el recorrido. Ya no como dolorosas penitencias, sino en paz y armonía para agradecer los favores recibidos.

Los comerciantes también aportan parte de la hidratación distribuyendo gratuitamente botellas plásticas reciclables llenas de agua potable. Los cuerpos de seguridad del Estado y del gobierno regional se distribuyen a lo largo y ancho de la población para resguardar la integridad física de los visitantes marianos.

Un río de fe, un río de personas que solo buscan rendir honores a la virgen de la Divina Pastora y agradecerle los milagros concedidos.