Buscar

MUNDIARIO

El Vaticano abre la Escalera Santa: ¿qué es y por qué es tan importante?

Han tenido que pasar 300 años para que la Santa Sede decidiera abrir a los fieles este camino de escalones en su estado original y donde se dice que cayeron gotas de sangre de Jesús.

El Vaticano abre la Escalera Santa: ¿qué es y por qué es tan importante?
Escalera Santa. / RR SS.
Escalera Santa. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Las personas que estén en el Vaticano durante esta Pascua podrán llevarse consigo una experiencia única: subir por las escaleras originales por las que se dice que Jesús caminó para ser juzgado por Poncio Pilatos poco antes de su crucifixión. Conocida como la Escalera Santa -Scala Sancta, en latín-, ha estado cerrada a los fieles por unos 300 años.

La Escalera Santa se ha cubierto con tablas de madera durante 300 años, pero por los próximos dos meses, su mármol original será expuesto luego de un extenso y complicado proyecto de restauración.

Se dice que sobre esos escalones cayeron las gotas de sangre de Jesús. Esos escalones tienen marcados los lugares exactos donde cayeron por medio de cruces medievales. Muchos de los visitantes se detienen para poder besarlas u tocarlas mientras van subiendo los 28 escalones de mármol.

No existe ningún texto conocido que constante esto, pero la tradición cuenta que Helena, madre del emperador Constantino, era una ávida coleccionista de reliquias asociadas a Jesús en el siglo IV, por lo que hizo que trajeran las escaleras desde Jerusalén. “Sabemos con certeza que santa Elena transportó los clavos utilizados para crucificar a Jesús y una parte de su cruz, a una iglesia cerca de aquí”, contó el padre Francesco Guerra, rector de la Escalera Santa.

La restauración de la escalera ha revelado unos surcos muy profundos en el mármol ocasionados por siglos de desgaste gracias a las rodillas y los pies de los peregrinos. “Hasta hace unos días, no era posible ver esto porque las escaleras estuvieron cubiertas durante 300 años por tablones de nogal”, señaló Guerra.

Los fieles que visitan dicho lugar dicen sentirse muy conectados con su fe y emociones, llegando a reflexionar profundamente sobre el camino de su vida. Hacía al final de las escaleras hay una habitación llamada el Lugar Santísimo. Hace muchos años fue una capilla privada para los papas y en ella hay reliquias de santos. La Escalera Santa pronto será cubierta nuevamente por madera para proteger el mármol por el que hace siglos supuestamente caminó Jesús, así que la próxima semana será determinante para los visitantes de Roma y su oportunidad única de caminar por las escaleras originales. @mundiario