Vanguardia y sensualidad en un disco de Caroline Henderson, Lonely House

Caroline Henderson.
Caroline Henderson.

Los temas de Lonely House, de Caroline Henderson, muestran el máximo grado de madurez en una artista camaleónica que fusiona diversos estilos dentro del jazz.

Vanguardia y sensualidad en un disco de Caroline Henderson, Lonely House

Los temas de Lonely house, de Caroline Henderson, muestran el máximo grado en una artista camaleónica que fusiona diversos estilos dentro del jazz.

 

La versatilidad de esta artista se muestra en el tratamiento de temas siguiendo las maneras de Anita O´Day o de ese burlesque que nos recuerda a la mejor Ute Lemper. Lonely House es un disco que mezcla diversas tendencias estéticas porque Henderson se siente muy cómoda en géneros que poco tienen que ver con los orígenes y evolución del jazz.

El pop, sobre todo, y resonancias de un soul clásico forman parte de la producción de este trabajo de 2012. Un tributo a la opereta y al burlesque, así como melodías minimalistas en algunos temas como I´m a Stranger here Myself o Speak Low, definen este disco que guarda, sin embargo, una base clásica en su concepción. La improvisación apenas tiene cabida, salvo por esa atonalidad de algunos acompañamientos como en Ballad of the Soldier´s Wife, porque Caroline Henderson quiere experimentar con algunas oberturas, con abruptas transiciones entre los temas, pero sin grandes desafíos. Por un lado, no hay conjeturas, ni esbozos, ni búsqueda de otras posibilidades extremas en las canciones de este disco. Pero parece que la hay por los arreglos orquestales que ilustran su interpretación. Por otro lado, la repetición de estribillos y la reinterpretación de clásicos teatrales como Mack The Knife permiten que el conjunto de Lonely House sea equilibrado, pese a la novedosa presentación de estos temas que se alejan claramente de sus primeros trabajos. Recordemos Cinemataztic en 1995.

Lo que convierte a Caroline Henderson en una artista camaleónica es que su habilidad musical no está separada de sus apariciones en cine y de sus directos. Así que, al igual que las grandes jazz singers, convierte sus trabajos de estudio en una prolongación de su sincero compromiso con el escenario. Si bien se echa de menos esos matices impostados de Diana Krall, Lonely House no nace con la predisposición a ser un disco de género, sino que ese jazz que Henderson explora arraiga, aunque parezca mentira, en la versión más elegante y refinada del pop. Tersas melodías, con algún riesgo en forma y fondo, para ilustrar una voz siempre apetecible.

Vanguardia y sensualidad en un disco de Caroline Henderson, Lonely House
Comentarios