¿Cómo utilizar correctamente los inhaladores para el tratamiento del asma?

Un inhalador para el tratamiento del asma. / ellahoy.es
Un inhalador para el tratamiento del asma. / ellahoy.es

El autor sugiere aprovechar los recursos que ofrece internet para ver vídeos demostrativos sobre el uso correcto de cada dispositivo. Hay muchos, y muy buenos, precisa.

¿Cómo utilizar correctamente los inhaladores para el tratamiento del asma?

Decíamos en la colaboración anterior para MUNDIARIO que el asma es una enfermedad crónica  con la que ha de vivir y convivir, y que para  reducir crisis debe estar siempre atento a cumplir ciertas recomendaciones, de manera obligatoria. Entre dichas recomendaciones está el hecho de  continuar con la medicación todos los días; si no se toma el  tratamiento de base o control, a largo plazo, los síntomas se producirán con más frecuencia y virulencia.

Son muchas las patologías que se tratan mediante el uso de inhaladores, aunque las más frecuentes son, sin lugar a dudas, el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La vía inhalada es muy importante para la administración de tratamientos de asma. Al llegar los medicamentos directamente y con rapidez a los bronquios, lugar de la acción, se precisan dosis más bajas que cuando se utilizan los mismos por vía oral.

Es muy importante saber utilizarlos de forma correcta; ya que, una administración mal aprendida puede hacer fracasar un tratamiento, o incluso ocasionar un ingreso hospitalario. Sin embargo, entre un 40 y un 60% de los pacientes utilizan una técnica deficiente, no obteniendo los resultados pretendidos. Por ello, comparto con ustedes esta breve guía para usarlos adecuadamente.

En la actualidad, existen gran cantidad de inhaladores en el mercado aunque pueden clasificarse básicamente en dos tipos: presurizados y en polvo. Se diferencian por el modo de uso.

TIPO1: Inhaladores presurizados, también conocidos como aerosoles o sprays.

Constan de un cartucho metálico en cuyo interior viene disuelto el medicamento en un gas. El mayor problema de los cartuchos presurizados reside en la técnica de administración, extremadamente difícil, donde se producen múltiples errores. El usuario tiene que aprender a coordinar varios movimientos. Además, el usuario desconoce siempre la dosis restante.

A continuación, se detallan los pasos a seguir para conseguir la administración correcta de una dosis de este medicamento:

1.- Retirar la tapa y  agitar bien el dispositivo de manera vertical.
2.- Expulsar el aire por la boca de manera enérgica.
3.- Colocar el aparato en la boca, presionar hacia abajo el cartucho del inhalador a la vez que se realiza una lenta inspiración durante 3-5 segundos.
4.- Contener la respiración, durante 10-15 segundos, para permitir que la medicina acceda de manera correcta a los bronquios.
5.- En el caso de ser necesaria una segunda dosis, se esperará un minuto (realizando al menos 3 o 4 respiraciones normales)  antes de aplicar una segunda dosis de inhalador.
6.- Una vez que hemos terminado, es siempre conveniente enjuagarse la boca para evitar infecciones que puedan provocar los depósitos  de medicamento en la boca.

Es muy importante que, pulsación e inhalación se realicen al mismo tiempo para una dosificación idónea.

Existen las llamadas “cámaras de inhalación” que facilitan la administración, especialmente en niños y ancianos. Este tipo de dispositivos se acoplan a un inhalador presurizado y ayudan a mejorar la inhalación de los medicamentos; ya que no es necesario sincronizar pulsación e inhalación. Pasos a seguir:

1.- Retirar la tapa y agitar el inhalador de manera vertical.
2.- Acoplar el cartucho a la cámara de inhalación en posición vertical.
3.- Situar la mascarilla apretada alrededor de la boca y nariz
4.- Expulsar el aire por la boca de manera enérgica.
5.- Apretar el dispositivo una sola vez con la cámara horizontal y, a continuación, respirar con normalidad a través de la cámara unas 5-6 veces, observando el movimiento de la válvula o bien, apretar el dispositivo, inspirando lentamente una vez, y aguantar la respiración durante 10-15 segundos.
6.- Retirar la cámara de la boca.
7.- Retirar el inhalador de la cámara y taparlo.
8.- Lavar con agua la boca y la zona de la cara en contacto con la mascarilla.

Si precisa nuevas dosis, volver a agitar cada vez y repetir el procedimiento con un intervalo de 30 segundos a 1 minuto entre cada dosis.

Estos sistemas aunque la mayoría presentan inconvenientes, como que son poco manejables, debido a su tamaño, que requieren una mínima inspiración para abrir la válvula,  y que  no todas las cámaras son compatibles con todos los cartuchos de los inhaladores; (no obstante, hay algunas como Aerochamber®  o Aeroscopic® que si sirven para todos los inhaladores). Son bastante utilizadas por no requerir la mencionada sincronización entre pulsación e inhalación, facilita la distribución del medicamento en los bronquios, no suponen un gran esfuerzo inhalatorio y,  reducen el impacto en la faringe y sus efectos adversos.

TIPO 2: Inhaladores en polvo.

Son aquellos en los que el medicamento va disuelto en un polvo muy fino. Son más modernos, más fáciles de usar, pues no es necesaria la coordinación pulsación-inhalación  para una correcta administración y, además,  permiten poner una mayor cantidad de medicamento en cada una de las dosis.

El problema es que se activan mediante la inspiración del paciente  y requieren flujos inspiratorios mayores que los cartuchos.

Hay varios tipos, pero,  hoy vamos a hablar de los más usuales.

a).- Accuhaler: Este dispositivo tiene forma de rueda y consta de una boquilla donde pondremos la boca para inhalar el polvo,  y un gatillo para cargar cada una de las dosis que tenga. Una vez que hemos cargado el dispositivo, el paciente, sólo deberá inspirar con fuerza la dosis. Como en el caso de los aerosoles, el paciente deberá aguantar la respiración al menos 10-15 segundos, y posteriormente enjuagarse la boca con agua.

b).- Turbuhaler: El sistema es básicamente el mismo que el anterior sólo que, en este caso,  se trata de un inhalador en forma de tubo. En lugar de tener un gatillo para la carga del dispositivo dispone de una rueda en la base inferior del tubo, que girándola lo carga. Recordamos que, como en casos anteriores, se debe aguantar la respiración al menos 15 segundos, y enjuagar la boca tras su uso.

c).- Novolizer / Aerolizer / Handihaler: En estos dispositivos, la dosis debe ser depositada por el paciente, generalmente, en forma de cápsula y deberá presionar el dispositivo para romper dicha cápsula, y que el polvo llegue a la boquilla de inhalación.

Los pasos a seguir para la administración correcta con los dispositivos Accuhaler y Turbuhaler son:

1.- Abrir el dispositivo.
2.- Accionar la palanca o girar la rueda inferior, hasta oír clic,  para cargar la dosis del fármaco.
3.- Hacer una espiración profunda con el dispositivo lejos de la boca.
4.- Introducir correctamente la boquilla inhaladora en la boca.
5.- Inspirar lenta y profundamente y retirar en seguida el dispositivo de la boca.
6.- Aguantar la respiración durante 10-15 segundos.
7.- Espirar aire lentamente.
8.- Esperar 30 segundos si se tiene que realizar una nueva inhalación.
9.- Limpiar, cerrar y aguardar el dispositivo correctamente.
10.- Enjuagarse la boca con agua.

Con los sistemas Novolizer / Aerolizer / Handihaler el proceso es similar:

1.- Abrir el tapón protector.
2.- Abrir la boquilla inhaladora.
3.- Extraer una cápsula del blíster.
4.- Introducir la cápsula en su depósito.
5.- Cerrar la boquilla hasta oír clic y dejar el tapón abierto.
6.- Coger el dispositivo con la boquilla inhaladora hacia arriba.
7.- Presionar con fuerza el botón perforador una vez y dejarlo ir. (Así se perfora la cápsula y se puede liberar el fármaco cuando se inspira).
8.- Espirar profundamente con el inhalador lejos de la boca.
9.- Introducir correctamente la boquilla en la boca.
10.- Hacer una inspiración lenta y profunda.
11.- Retirar el dispositivo de la boca y aguantar 10-15 segundos.
12.- Espirar de forma normal el aire de los pulmones.
13.- Repetir desde la espiración profunda hasta la espiración normal una vez más para vaciar bien la cápsula.
14.- Abrir la boquilla inhaladora y tirar la cápsula.
15.- Enjuagar la boca con agua.

Pueden aprovechar los recursos que ofrece internet para ver vídeos demostrativos sobre el uso correcto de cada dispositivo. Hay muchos, y muy buenos.

¿Cómo utilizar correctamente los inhaladores para el tratamiento del asma?
Comentarios