La política española revela un uso pernicioso de la palabra "herramienta"

Participantes en una manifestación contra la corrupción política en Madrid. / madridactual.es
Participantes en la manifestación contra la corrupción política en Madrid. // Foto: madridactual.es

En España, el discurso político y el discurso docente abusan de la palabra "herramienta" cuando necesitan eludir responsabilidades sociales. Nuevo análisis de este especialista de MUNDIARIO.

La política española revela un uso pernicioso de la palabra "herramienta"

Desde hace unos años, psicopedagogos, docentes, políticos y sociólogos usan la palabra “herramienta” como una solución a un problema, no se refieren al término en su significado instrumental. Parece que el hecho de nombrarla, de nombrarla redundantemente en plataformas mediáticas, en másteres universitarios o cursos de formación, por ejemplo, implicara influir en la realidad por arte de birlibirloque.

Es hasta ridículo como en la legislación docente el abuso de esta palabra asociada a las nuevas tecnologías o a los recursos nos hace creer que las “herramientas” pueden solventar los problemas metodológicos, la escasez de recursos y el fracaso escolar.

El Diccionario de la RAE

En el discurso político es frecuente su uso como sinónimo de “negociación” o “intermediación” hasta que, finalmente, comprobamos que la inflación de su uso no soluciona nada porque su uso correcto es el que se aproxima a “destornillador”, “martillo” o “púa”. Como se lee en el Diccionario de la RAE, “herramienta”, en todas sus acepciones, no implica ni “medio”, ni “solución”, ni “fin” de nada.

Aunque parezca baladí, los problemas sociales son problemas de lenguaje y el mal uso de palabras como “herramienta”, “diálogo social”, “tolerancia”, “agentes sociales”, "ERE", "reforma", “bienestar”, “ciudadanía” está prendiendo en discursos de responsabilidad educativa y política donde parece solucionarse todo por el mero hecho de invocar la palabra (algo así como el “Hágase la Luz”), pero, lejos de la realidad, estos discursos nos dejan en la estacada. ¡Si Heidegger y Platón levantaran la cabeza!

 

La política española revela un uso pernicioso de la palabra "herramienta"
Comentarios