El único mamífero terrestre que habita la isla de Gough es el ratón común

Pingüinos de penacho amarillo en la Isla de Gough. / World Parks Congress
Pingüinos de penacho amarillo en la Isla de Gough. / World Parks Congress

Esta isla, hogar de millones de aves de diferentes especies, tiene un problema con los descendientes de unos polizontes llegados en barcos de cazadores de focas en el siglo XIX.

El único mamífero terrestre que habita la isla de Gough es el ratón común

Era allá por 1505 cuando Gonçalo Alvares, capitán de una flota portuguesa con rumbo al Africa Oriental, se perdió en el Atlántico Sur y se topó con una isla que llevó su nombre hasta bien entrado el siglo XX, si bien este hecho está envuelto en un halo de misterio y se considera incierto. Su nombre actual se debe a Charles Gough, quién al mando de un buque de la Compañía Británica de las Indias Orientales, en un viaje a China en 1732, colocó la isla en el mapa a 500 millas de su situación real. Así fue que durante largo tiempo se consideró la existencia de dos islas diferentes hasta que finalmente se reconoció que ambas eran la misma.

La isla de Gough, con una superficie de unos 90 kilómetros cuadrados, se sitúa a unos 350 kilómetros al sureste de Tristán da Cunha, formando con ella parte del mismo territorio británico de ultramar. Está deshabitada salvo por media docena de sudafricanos que tutelan la estación meteorológica allí establecida en base a un acuerdo de alquiler entre Sudáfrica y el Reino Unido. La abundancia de aves marinas, se dice que más de 10 millones, como el albatros errante, el petrel de alas negras o pingüinos de penacho amarillo, así como lobos marinos, cangrejos y otras especies, hizo que fuese declarada reserva natural de la biosfera y, desde 1995, Patrimonio de la Humanidad.

Sin embargo, los ratones comunes, presentes en la isla desde hace siglo y medio, se han convertido en depredadores de los polluelos de aves marinas, alcanzando niveles que están poniendo en peligro la existencia del albatros y el petrel. Los ratones, reconvertidos en implacables asesinos, están convirtiendo la isla en el escenario de una masacre diezmando la fauna aviar. Se estima que la población de estos roedores, sin enemigos predadores en la isla, está cerca de los 2 millones y que 3 de cada 4 polluelos de ave son devorados por ellos, por lo que constituyen una amenaza real para el ecosistema de la isla y se hace urgente urdir planes para su control y erradicación, apoyados en un programa dotado al efecto con 7,6 millones de libras esterlinas en manos de la Real Sociedad para la Protección de las Aves.

El único mamífero terrestre que habita la isla de Gough es el ratón común
Comentarios