Buscar

MUNDIARIO

La UE teme el cierre de fronteras por el coronavirus

Los casos empiezan a desbordarse en Italia, pero la Comisión Europea afirma que el país afronta la crisis con "transparencia y rapidez".
La UE teme el cierre de fronteras por el coronavirus
Stella Kyriakides, Comisaria Europea de Salud. / RR SS.
Stella Kyriakides, Comisaria Europea de Salud. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Bruselas teme que por causa del coronavirus de Wuhan o 2019-nCoV se propague por Europa, lo que podría llevar a que más de un país decida cerrar su frontera. Nunca antes se ha limitado la libre circulación de personas para evitar una epidemia que está ganando fuerza a través de Italia.

Ya han pasado 10 días desde que los ministros de Salud europeos se reunieran para tomar medidas contra el virus. Pero los controles fijados en algunos aeropuertos no han evitado que el virus llegase hasta Europa y se propagara.

"Estamos siguiendo la situación en Italia muy de cerca", apunta la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, que está recibiendo información de primera mano del ministro de Salud italiano de quien destaca “la rápida reacción de las autoridades y su transparencia en la comunicación”.

Kyriakides ha asegurado que por ahora ningún país de la UE ha levantado medidas para dificultar el paso entre fronteras. A pesar de que parece una buena solución, cerrar las fronteras podría ser problemático y no ayudaría en nada. Lo ideal, según expertos citados por diversos medios, es aislar los lugares con los brotes, preparar a la población e intentar hayar una vacuna. 

Rumania y Austria han sido los dos primeros países en imponer restricciones a los ciuadadanos que provengan de Italia. La normas de Schengen permiten que los gobiernos reintroduzcan los controles fronterizos cuando perciban una amenaza inmediata. El país debe avisar a los Estados miembros, a la Comisión y solo puede ser por 10 días, prorrogables hasta dos meses.

Europa teme una reacción en cadena que pueden iniciar los países fronterizos con Italia -Francia, Eslovenia, Austria y Suiza- y que cause que el resto de los Estados cierren o limiten su frontera. Algo que podría seguir golpeando el ya sensible proyecto europe muy sentido por la reciente salida de Reino Unido. @mundiario