Hay un trozo de España incrustado en suelo francés que se llama Llivia

Paisaje nevado en Llivia.  www.llivia.org
Paisaje nevado en Llivia. / www.llivia.org

Delimitado por monolitos de piedra, este municipio español, que constituye una especie de isla en territorio francés, tuvo el honor de poseer la última frontera electrificada de Europa.

Hay un trozo de España incrustado en suelo francés que se llama Llivia

Llivia es un anacronismo, un trozo de España en Francia. Se trata de un municipio de menos de 13 Km2 y poco más de 1.500 habitantes, perteneciente al partido judicial de Puigcerdá, provincia de Girona. Es un territorio cercano a Andorra, con forma de habichuela, cuya única frontera es con Francia y está marcada por 45 monolitos de piedra.

Su estatus actual procede del siglo XVII, cuando al finalizar la Guerra de los 30 años, se firmó el Tratado de los Pirineos, por el que España cedía a Francia 33 municipios en los que no se incluía Llivia, que quedó convertida en una isla en territorio galo.

Hasta 1995, en que se eliminaron las fronteras por el tratado de Schengen, la carretera que une Llivia con Puigcerdá era de libre circulación para vehículos españoles, viéndose obligados los franceses a cederles el paso en todos los cruces.

Hay un trozo de España incrustado en suelo francés que se llama Llivia
Comentarios