Tiroteo en el Club Q de Colorado Springs: el sospechoso será acusado de delitos de odio

Bandera de la comunidad LGBT
Bandera de la comunidad LGBT

Las autoridades investigan las motivaciones que tuvo Anderson Lee Aldrich para abrir fuego en el local LGBTIQ+ , quitarle la vida a cinco personas y herir a otras 18.

Tiroteo en el Club Q de Colorado Springs: el sospechoso será acusado de delitos de odio

El sospechoso de haber asesinado a cinco personas y de haber herido a otras 18 dentro de un club LGBTIQ+ en Colorado Srpings, EE UU, ha sido detenido y será procesado por delitos de odio. Anderson Lee Aldrich, el joven de 22 años bajo custodia policial que fue capturado en plena escena del crimen podrá obtener una pena mucho más severa según ha advertido el fiscal.

El fiscal de distrito Michael Allen informó de que Aldrich será acusado de cinco cargos de homicidio en primer grado y por otros cinco cargos derivados de crímenes de odio, lo que seguramente termine por agravar la pena en caso de que sea encontrado culpable. El fiscal ha asegurado a la prensa que no descarta que nuevas acusaciones se sumen cuando el caso sea llevado a instancias judiciales, pero por lo pronto serán 10 cargos anunciados, dado que la ley del estado de Colorado establece que los detenidos deben conocer sus acusaciones en menos de 48 horas tras su aprehensión.

Allen evitó revelar a la prensa si el detenido ha declarado, ya que se encontraba bajo custodia policial hasta el lunes en el hospital tras salir herido en medio de su neutralización en el club. El jefe de la policía de Colorado Springs, Adrián Vázquez, había insinuado primero que Aldrich no respondió al interrogatorio oficial.  “No he oído que no haya cooperado, simplemente que ha decidido no hablar con los investigadores”, había dicho el oficial.

Debido a que no se conocen los motivos de Aldrich, no se puede determinar a ciencia cierta por qué abrió fuego contra un club nocturno y si ese blanco estaba motivado por el odio. No obstante, las pesquisas iniciales manejan este escenario como su principal hipótesis debido a varias claves: el local era un refugio para la comunidad LGBTIQ+, estaban presentando un espectáculo drag al momento del ataque y era la víspera del día para conmemorar a las víctimas de la transfobia.

Las víctimas y el héroe de la tragedia

Decenas de personas se han acercado hasta el memorial frente al local, para homenajear a las cinco víctimas mortales, como Kelly Loving, una mujer trans de 40 años que estaba visitando a unas amigas, o Daniel Aston, un hombre trans de 28 años que trabajaba como camarero en el local. Su amigo y compañero de trabajo, Derrick Rump, de 38 años, también falleció esa noche.

Las otras dos víctimas son Ashley Paugh, una mujer casada de 35 años y con una hija de 11 que había acudido al Club Q para ver un monólogo cómico que se presentaba esa noche, mientras que la víctima más joven es Raymond Green Vance, un trabajador de FedEx que había visitado por primera vez el local en compañía de su novia, para ver el espectáculo drag.

El cliente que consiguió reducir a Aldrich, para evitar que siguiera con su matanza, es Richard Fierro, un veterano hispano con experiencia en Irak y Afganistán que lo confrontó hasta quitarle el AR-15 que portaba. El arma salió por los aires, pero después Aldrich presuntamente había desenfundado un arma corta que Fierro también logró arrebatarle.

Fierro, de 45 años, estaba visitando el local en compañía de su esposa e hijas para ver el espectáculo drag.   “No sé lo que hice, pero entré en modo combate. Solo sé que tenía que matar a este tipo antes de que nos matara a todos”, dijo el veterano a The New York Times. @mundiario

Tiroteo en el Club Q de Colorado Springs: el sospechoso será acusado de delitos de odio
Comentarios