El Ficcionario se aproxima al tiempo en que los hechos dejaron de hablar

1452324_10202521458055254_984148969_n 1_opt (1)
La posverdad descuida hasta tal extremo los criterios de verificación que, para alguien que crea que los elefantes vuelan, este simple mural tiene efectos probatorios.

Hoy se ha extendido la peligrosa idea de que no hay hechos objetivos cuya verdad pueda cuestionar convicciones asentadas, sino distintas visiones de la realidad fácilmente adaptables a creencias previas inamovibles.

El Ficcionario se aproxima al tiempo en que los hechos dejaron de hablar

Llega una semana en la que el Ficcionario habla del control oligopólico de la información y la posverdad; de ciudades enterradas en el desierto y de pueblos recién levantados sobre la arena de la playa; de la vanidad en las relaciones sociales, de animales con dos bocas y, para terminar, de la única forma posible de habitar este mundo y el de más allá.

ubricación. En los mamíferos hembra, particularmente en las vacas, ovejas y cabras, lugar en el que están localizados los órganos por los que segregan la leche para dar de mamar a las crías.

ucraneano. Dícese del cráneo de un individuo nacido en Ucrania.

uníboco. Se aplica al animal de una sola boca, como sucede que tienen la inmensa mayoría. Hay, sin embargo, algunos casos de animales no uníbocos. Tenemos, en primer lugar, aquellos en que la razón de tener dos bocas se debe a que tienen dos cabezas. La causa más común para que una oveja, un gato o un pájaro tengan dos cabezas es que en su origen son gemelos monocigóticos que no se separaron debidamente, por lo que terminan compartiendo el mismo cuerpo. Para bien o para mal, los animales bicéfalos raramente viven más de unos pocos días. Por otra parte, de un animal como la morena (Muraena helena) también podría decirse que tiene dos bocas: con la primera, exterior, atrapa a sus presas, y con la segunda, interior -constituida por una especie de mandíbulas faríngeas que también se abren y cierran y tienen dientes-, la arrastran hasta el fondo de la garganta. Como el xenomorfo de Alien.

uninformar. Informar siguiendo las mismas pautas o criterios medios de comunicación aparentemente diferentes, lo que conlleva una homogeneización de enfoques y contenidos y, por consiguiente, una pérdida de pluralismo informativo. El control oligopólico de la información por parte del capital financiero representa una de las mayores amenazas para la salud democrática de un país, pues no garantiza el derecho a la información de la ciudadanía, imprescindible para una adecuada toma de decisiones, especialmente cuando de votar se trata. Según los últimos datos de 2016, el 94% del mercado de la televisión en España y el 78% de la audiencia está controlado por tan solo cuatro grupos empresariales: RTVE, Mediaset, Atresmedia y CCMA; por lo que respecta a la radio, la situación es muy parecida y el 97% del mercado se concentra en otras cuatro manos: SER (Grupo PRISA), COPE, Uniprex y Radiocat XXI, que aglutinan el 80% de la audiencia. Sin embargo, no resulta fácil conocer quiénes son los verdaderos propietarios de estos conglomerados multimedia, más allá de saber que están relacionados con sectores estratégicos de la economía como la banca. A raíz de la crisis de 2008, los bancos cambiaron la deuda que los medios más importantes tenían contraída por acciones, convirtiéndose en propietarios y ejerciendo un control "patronal" de la información, desprovisto a veces de la menor sutileza, como cuando el Banco de Santander suspendió la cotización en la bolsa americana y toda la prensa española censuró la noticia o cuando un ejecutivo bancario llamó a un editor para que despidiera a un periodista que estaba criticando al banco en su cuenta de Twitter. Nadie se tira piedras contra su propio tejado. Los dueños -como también los grandes anunciantes- deciden acerca de qué y de qué no se debe informar. Y también el modo: incluso ante hechos incontestables -cuyo relato no debiera diverger de un medio a otro en sus aspectos esenciales- la sensación que se tiene es que se retuercen adrede para que se conformen a los prejuicios ideológicos de cada medio, extendiéndose la idea de que no hay hechos objetivos que puedan cuestionar convicciones asentadas sino, en la línea del paradigma de la posverdad, distintas visiones de la realidad fácilmente adaptables a creencias previas inamovibles. Porque, como dice Michael Sandel, "hoy la gente sólo escucha opiniones que refuerzan lo que ya cree".

unyonista. En Nyon (Francia), cualquier partidario de la unidad de la República Francesa. El primer artículo de su constitución proclama, entre otras cosas, que Francia es una república indivisible, lo que significa que ninguna parte de su territorio ni ningún individuo pueden ejercer por sí mismos la soberanía nacional, que corresponde al pueblo en su conjunto. Como en España, aunque a algunos les cueste entender que, mientras no se modifique la Constitución, Cataluña también pertenece a los zamoranos.

urbañizar. Construir en el litoral las infraestructuras necesarias (carreteras, apartamentos, hoteles...) para convertirlo en un lugar de baño. Más que urbanistas de prestigio, en España han proliferado urbañistas de dudosa estirpe que cobijados en el argumentario del desarrollo turístico han planificado la destrucción del litoral de manera irreversible.

urgar. Escarbar en las ruinas de la antigua ciudad mesopotámica de Ur, originalmente localizada muy cerca de la desembocadura del río Éufrates. Entre los restos arqueológicos encontrados destaca la estructura del zigurat de Ur-Nammu (s. XXI a.C.), que fue restaurado en la década de los setenta para atraer turistas al área de Nasiriya, en el actual Iraq. Como sucedió con todas las excavaciones en las que participó el Imperio británico, sus emisarios no pudieron evitar cometer importantes urtos, como el estandarte de Ur o la copa de oro de la tumba de la reina Puabi, depositados en el Museo Británico de Londres.

urssulina. Monja de la orden religiosa fundada en el s. XX en la Unión Soviética bajo la advocación de Stalin. Tenían encomendada la educación (marxista-leninista) de las niñas y el cuidado de los enfermos (reaccionarios).

urvanidad. Comportamiento en el trato social caracterizado por la excesiva jactancia. Aunque nunca han faltado individuos arrogantes y engreídos en cualquier contexto, tiempo y lugar, esta actitud siempre ha aparecido institucionalmente legitimada frente a miembros de una clase social inferior. Hoy en día, en la virtualidad de las redes sociales, aquellos a quienes domina el afán exagerado de resultar admirados encuentran la inmejorable ocasión de aparentar sus propios méritos al margen de su valía y de su propia condición social.

urvano (centro). En algunas ciudades, casco histórico despoblado. Sus deshabitados edificios sólo acogen por el día alguna actividad comercial o administrativa, cuando no amenazan ruina. 

usoricida. Hombre que mata a una monja.

uvérrimo. Dícese del texto con extraordinaria abundancia de uves en sus términos, generalmente utilizado para la práctica ortográfica.

uvicar. Localizar a Vic en el mapa de España.

uvicuidad. Don que los enfermos muy graves alcanzaban al ingresar en la Unidad de Vigilancia Intensiva (antigua UVI) de los hospitales, que era como tener un pie en este mundo y otro en el de más allá: la única forma de habitar los dos mundos posibles. @mundiario

El Ficcionario se aproxima al tiempo en que los hechos dejaron de hablar