Buscar

MUNDIARIO

Un macabro crimen de una mujer contra su esposo conmociona a México

La historia del homicidio de Raúl Altón Garza conmocionó a Coahuila. De acuerdo a investigaciones fiscales, este hombre fue drogado, golpeado a martillazos y enterrado por su propia esposa.

Un macabro crimen de una mujer contra su esposo conmociona a México
Rosa Luna asesinó brutalmente a su esposo Raúl Altón  en México - Twitter
Rosa Luna asesinó brutalmente a su esposo Raúl Altón en México - Twitter

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

Un grave crimen pasional conmociona a todo México. Se trata de la historia de Raúl Altón Garza, quien fue drogado, golpeado a martillazos y enterrado, nada más y nada menos, que por su propia esposa, Rosa Nelly Luna Cisneros, en la ciudad de Coahuila. La historia, sin embargo, inició en el 2016.

El 20 de enero de ese año, Altón Garza fue encontrado Luna Cisneros, quien reportó a las autoridades sobre la desaparición de su esposo. Una vez abierta la carpeta de investigación se inició el proceso contra Nelly por ser la principal sospechosa. Durante la comparecencia de los testigos, científicos de la Fiscalía General del Estado revelaron que la víctima fue sedada con benzodiacepinas y que había recibido más de 20 golpes en la cabeza y cuerpo. Luego de la paliza, fue enterrado en el patio de la casa.

Mientras el juicio se llevaba a cabo, personas allegadas al notario declararon ante el juez que era una esposa celosa que amenazaba a las mujeres que llegaban a tener algún vínculo con su esposo, reseñaron fuentes al portal Infobae.

Como sea, una testigo dijo bajo juramento que gracias a una amiga, se había enterado que Nelly la estaba buscando para agredirla físicamente. Presuntamente, le quería dar toques con un aparato de descargas eléctricas.

En esa línea, la testigo aseguró que la relación con el notario era estrictamente profesional, pero aun así su esposa sentía celos. Otra testigo, trabajadora de la notaría pública donde la víctima ejercía, aseguró que éste constantemente le contaba sus problemas familiares.

Las declaraciones de estas testigos sirvieron para que la mujer fue sentencia a 35 años de prisión por el homicidio de su marido. Sin embargo, sus abogados apelaron la sentencia esperando probar su inocencia. @mundiario