Buscar

MUNDIARIO

El terrible crimen que conmocionó a Alemania y despierta el sentimiento xenofóbico

Un hombre arrojó a una madre y a su hijo a las vías del tren. La mujer logró salir ilesa, pero el niño murió arrollado en Fráncfort. El terrible crimen tiene en vilo al país y ha obligado al ministro del Interior a interrumpir sus vacaciones.

El terrible crimen que conmocionó a Alemania y despierta el sentimiento xenofóbico
Lugar del incidente. / RR SS.
Lugar del incidente. / RR SS.

Se trata de un crimen con un final trágico que está siendo aprovechado por los ultras alemanes para avivar la xenofobia. Era el lunes en la mañana cuando un hombre de 40 años arrojó a una madre y a su hijo de ocho años a la vía de un tren de alta velocidad en la estación central de Fráncfort. El pequeño murió arrollado por el tren y la madre logró salvarse. Otra mujer de 78 años también fue agredida por el hombre que intentó arrojarla a las vías, pero logró zafarse a tiempo. El sospechoso salió corriendo, pero, enseguida fue aprehendido por los testigos en el lugar y luego la policía logró detenerlo.

El crimen ha impactado a Alemania. El ministro del Interior, Horst Seehofer, ha interrumpido sus vacaciones y ha convocado un gabinete por la crisis. Los medios de comunicación alemanes han seguido el caso que los ha conducido hasta Suiza, de donde es el presunto culpable.

El hombre es un padre de tres hijos de origen eritreo que llegó a Suiza en 2006 y dos años después obtuvo el asilo, convirtiéndose en “un ejemplo de integración”, como señaló la policía en Berlín. Hasta enero del presente año tuvo un trabajo fijo, pero desde el pasado jueves estaba siendo buscado por las autoridades suizas luego de encerrar a su familia en su casa y de amenazar a una vecina con un cuchillo para después darse a la fuga. La policía de Zúrich compareció ante la prensa y explicó que el hombre se encontraba bajo tratamiento psiquiátrico y que no tenía motivaciones ideológicas.

La Fiscalía de Fráncfort acusa al hombre de homicidio en el caso del menor y de dos intentos de homicidio en el caso de la madre y de la otra mujer. La policía indicó que no encontraron rastros de alcohol ni drogas en el hombre y que barajean la posibilidad de trastorno mental.

Mientras la investigación sigue en curso, el caso ha servido para que los ultras alemanes despierten la xenofobia contra los extranjeros. Desde el 2015 Alemania ha acogido a más de un millón de refugiados, quienes se han convertido en el objetivo de la extrema derecha en el país. @mundiario