Buscar

MUNDIARIO

Suecia se retracta y admite que tuvo que haber impuesto más restricciones ante el coronavirus

El epidemiólogo estatal del país ha asegurado que la gestión de la crisis requiere de una “potencial de mejora” luego de que registraran demasiadas muertes.
Suecia se retracta y admite que tuvo que haber impuesto más restricciones ante el coronavirus
Suecia. / RR SS.
Suecia. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Suecia fue uno de esos países que dejó demasiada libertad a sus ciudadanos al apelar a la responsabilidad de cada quién para manejar la pandemia, es decir, el país evitó imponer restricciones para no afectar la economía. Ahora, por primera vez el principal responsable de la crisis sanitaria en ese país ha admitido que desde el príncipio tenían que poner más limitaciones a sus ciudadanos.

“Si nos encontráramos con la misma enfermedad, con exactamente lo que sabemos ahora, creo que optaríamos por un camino del medio entre lo que ha hecho Suecia y lo que ha hecho el resto del mundo”, ha señalado Anders Tegnell, epidemiólogo estatal de Suecia y principal responsable de la gestión de la pandemia, durante una entrevista en Sveriges Radio. “Creo que hay potencial de mejora en lo que hemos hecho en Suecia, claramente”, admitió.

“Habría sido bueno saber más exactamente qué cerrar para prevenir mejor la propagación de la infección”, dijo recordando que muchos países europeos se apresuraron a cerrar todo por lo que es complicado saber qué es lo que realmente ha funcionado.

Suecia decidió mantener abiertas las escuelas y negocios, así como los centro comerciales y bares. El Gobierno de centroizquierda ha seguido las indicaciones al pie de la letra dadas por la Agencia de Salud Pública, asegurando que en estos casos es importante seguir el consejo de los expertos.

Solo se permiten las concentraciones de menos de 50 personas, las clases en universidades son completamente virtuales y se prohibió la entrada a las residencias de ancianos. Las medidas se han basado concretamente en el distanciamiento social y extremar la higiene.

Pero los números hablan por sí solos. La Covid-19 ha causado 4.468 muertes en Suecia, mientras que en Dinamarca han sido 580 y en Noruega, 237. Estas cifras demuestran que la estrategia sueca falló por completo, debido a que su objetivo era proteger a la población de riesgo (personas mayores de 60 años), pero pero los informes muestran que el 90% de los muertos por el coronavirus eran mayores de 70 años. @mundiario