Buscar

MUNDIARIO

La sombra informativa en Venezuela

Al menos 99 medios de comunicación se vieron afectados en unas 142 oportunidades por apagones, censura y autocensura, delincuencia organizada, gasolina y transporte durante el primer semestre de 2019. / Balance Especial IPYSve
 
La sombra informativa en Venezuela
Micrófonos de medios venezolanos. / lapatilla.com
Micrófonos de medios venezolanos. / lapatilla.com

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Angustia, incertidumbre y falta de información fueron determinantes en Venezuela en los primeros seis meses de 2019. Al menos 99 medios de comunicación se vieron afectados en unas 142 oportunidades por apagones, censura y autocensura, delincuencia organizada, gasolina y transporte durante el primer semestre de 2019. Así lo reseña ipysvenezuela.org

Por Yhoger Contreras, Daniela Alvarado y Juan Pablo Lares, equipo IPYS Venezuela

El periodismo en Venezuela durante ese tiempo se hizo a oscuras. Los medios de comunicación sintieron de manera generalizada la crisis que vive el país, pero esta realidad no fue la única preocupación. La delincuencia organizada, la falta de gasolina, la escasez de transporte, las medidas de censura por órdenes oficiales y ejercidas dentro de los propios medios, hicieron que las empresas informativas vieran restringidas su labor. Los ciudadanos experimentaron el terreno de oscurantismo cuando intentaron informarse en este tiempo.

Entre enero y junio de 2019, el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) Venezuela, con el apoyo de la Red Nacional de Corresponsales, realizó una revisión del impacto de la crisis en los medios de comunicación en 23 estados, y determinó que al menos 99 medios de comunicación entre televisoras, emisoras radiales, periódicos y medios digitales se vieron afectados, en 142 episodios por una serie de eventualidades como consecuencia de las fallas de los servicios públicos, hechos de delincuencia y decisiones políticas que derivaron en censura.

Los apagones se ubicaron como la principal razón de desconexión de los medios de comunicación durante el primer semestre del año. IPYS Venezuela registró que en 67 oportunidades, los medios se vieron perjudicados por las fallas en el suministro eléctrico. Esto provocó que 62 medios tuvieran afectaciones temporales y otros cinco no pudieran seguir operando por daños en sus equipos.

La radio fue el medio más silenciado. Se contabilizaron 95 restricciones en al menos 65 emisoras, y 42 de estos episodios corresponden a interrupciones por apagones que se registraron entre enero y junio de 2019. Entre los meses de marzo y abril fue cuando se presentaron los más altos números de afectaciones producto de las restricciones informativas que se derivaron de la crisis que ha afectado al país.

Periodismo a oscuras

El vacío informativo en Venezuela se sintió con mayor fuerza el jueves 7 de marzo, cuando se produjo el primer apagón general que afectó a Venezuela. En ese momento, el fenómeno de la incomunicación se extendió durante 100 horas en varias regiones del país. Las informaciones durante todo ese tiempo se transmitieron de forma rezagada en aquellos medios que hallaron métodos alternativos para seguir funcionando, mientras que el resto estuvieron completamente desconectados. Solo algunas emisoras radiales pudieron mantenerse operativas gracias a plantas eléctricas o a estar ubicadas dentro de centros comerciales que poseían generadores de electricidad como ocurrió con Zamorana 98.5 FM, Mágica 90.9 FM, En la Onda 88.7 FM y Mas Network 104.5 FM, emisoras del estado Barinas, y varios medios de comunicación en la ciudad de Caracas como El Pitazo.

Estas interrupciones en la difusión de información no cesaron al igual que las fallas en el servicio de energía eléctrica nacional. Los días 25 y 29 de marzo ocurrieron nuevos apagones nacionales, cuyas afectaciones tuvieron una intensidad similar al registrado semanas atrás. Hasta el martes 9 de abril, cuando se produjo un nuevo corte eléctrico general, los episodios de desconexión en toda Venezuela continuaron limitando la cobertura periodística de los medios tradicionales y digitales.

De acuerdo con los reportes de la Red Nacional de Corresponsales, los medios de los estados Barinas y Zulia fueron los más aquejados por estos sucesos, debido a que las fluctuaciones en el suministro eléctrico dañaron equipos en distintas empresas informativas. Barinas registró 17 incidentes que afectaron de manera temporal a 16 emisoras radiales y al Diario Los Llanos, único medio impreso que queda en el estado del sureste del país, según Wolman Linares, corresponsal de IPYS Venezuela en esa entidad.

Desde el estado Zulia, Ana Karolina Mendoza reportó 14 eventos que generaron afectaciones definitivas en radios comunitarias y en el medio indígena Wayuunaiki, que tomaron la decisión de migrar hacia Riohacha, La Guajira, Colombia por los apagones y las fluctuaciones en el servicio de internet. A pesar de operar en territorio colombiano, Wayuunaiki aún cuenta con colaboradores en el municipio venezolano de Guajira.

La emisora de La Universidad del Zulia, Luz FM y dos de las estaciones de Radio Fe y Alegría, Paraguaipoa y Machiques presentaron las más altas incidencias. Las fallas en el servicio eléctrico fueron las afectaciones más recurrentes para ambos medios, pero la gasolina, el transporte y la censura ejercida por Conatel también marcaron pauta en el libre ejercicio de estos medios de comunicación.

Asalto a estaciones

La delincuencia organizada también jugó en contra de la operatividad de los medios de comunicación. Los corresponsales de IPYS Venezuela registraron 15 casos en los que los hechos delictivos perjudicaron el desempeño de los espacios de información a través del robo y hurto de equipos de trabajo y cables de conexión a internet y de electricidad, destrucción de dispositivos de transmisión en las antenas, y vandalización y ataques a equipos en su sedes.

Hubo desconexiones definitivas en Musical 100.3 FM emisora del estado Sucre y Radio Carora 640 AM del estado Lara. También ocurrió con Ejidense 91.5 FM en Mérida, y sus dueños relataron a IPYS Venezuela que la emisora espera volver al aire con un transmisor artesanal que no le brindará el alcance con el que contaban antes del robo perpetrado durante el primer apagón de marzo de 2019.

Algunos representantes de medios con interrupciones temporales por hechos delictivos, informaron a IPYS Venezuela que aunque lograron volver al aire, no han podido reponer todos los equipos por sus altos costos. Así le ocurrió a Éxitos 100.9 FM en el estado Mérida, una estación que continúa transmitiendo gracias al alquiler en dólares de los equipos.

Mérida y Sucre fueron los estados que registraron la mayor cantidad de episodios vinculados a la delincuencia organizada durante el primer semestre del año. Éxitos 100.9 FM, Rumberisima 91.9 FM, ULA FM y Ejidense 91.5 FM por el estado andino y Musical 100.3 FM, La Cumanesa 105.3 FM y Radio Fe y Alegría 93.5 FM por el estado Sucre en el oriente del país. Los estados Bolívar, Lara y Trujillo siguieron en la lista con dos episodios en cada estado, y Táchira y Anzoátegui reportaron afectaciones en dos emisoras radiales.

Prensa varada

Las fallas en el suministro de gasolina y limitaciones en los servicios de transporte son otros de los fenómenos que han perjudicado la labor informativa en varias regiones del país. Esto se ha sentido, de manera incisiva, en estados fronterizos, como Táchira y Zulia, entidades en las que los medios tuvieron dificultades para acceder a insumos como el combustible y formas de traslado, circunstancias que dificultaron que los equipos de prensa llegaran a sus puestos de trabajo o cumplir sus labores periodísticas, según los registros de la red de corresponsales.

De los 11 casos de afectaciones en medios por la escasez de gasolina o gasoil, siete ocurrieron en los estados Táchira y Zulia. También fue un fenómeno que afectó a los medios de Falcón y Monagas. En este último estado estas fallas afectaron a los periodistas de la televisora CRN, quienes en el mes de junio, durante varios días, no pudieron cumplir con su labor informativa debido a la escasez en el suministro de gasolina.

Estas fallas también se sintieron en Diario La Nación, el único periódico que circula en el Táchira. Sus representantes relataron a IPYS Venezuela que cuentan con un cupo que les permite adquirir la cantidad de litros limitada de gasoil para mantener activa la planta eléctrica en momentos de contingencias por los cortes eléctricos, pero para el cierre de junio la cuota fue reducida. Por eso, en los momentos, que son recurrentes, de ausencia del suministro eléctrico, el medio debe trabajar en horario de contingencia.

Árbitro de la censura

A las fallas de servicios básicos y los hechos de delincuencia que han afectado a los medios, también se suman las acciones restrictivas de Conatel. Las medidas directas e indirectas de censura han logrado apagar la señal de distintas estaciones de radio. Luego de las restricciones eléctricas, éste se convirtió en el segundo factor de mayor implicación para la operatividad de los medios en Venezuela.

Según los datos verificados por esta organización, Conatel dirigió medidas de censura en al menos 33 oportunidades durante los primeros dos trimestres de 2019. Estas limitaciones definitivas en contra de medios y espacios informativos y de opinión ocurrieron en 22 momentos, mientras que hubo 11 casos por medidas temporales.

Nueva Esparta representa la entidad con mayor número de casos con medidas de cierre definitivo de programas de información y opinión. El 8 de febrero de 2019 sacaron de la programación de Señal 94.9 FM cuatro producciones radiales. “Café de la mañana”, “Así de claro”, una producción del periodista Carlos Lesma, y “Reporte Confidencial Radio”, programa de Gustavo Novoa, Carolina Arias y del abogado y periodista Braulio Jatar. Estas medidas también afectaron la parrilla de Reina 96.7 FM, cuando retiraron del aire el espacio “Así con Elio Sánchez”.

Isla TV Margarita también recibió órdenes de silencio. Ante las fuertes presiones por parte de las autoridades de Conatel hacia el director del canal, el periodista y también conductor Juan José Acosta, procedió al cierre de su programa “Más allá de la noticia”. Con esta medida, Nueva Esparta se convirtió en el estado más afectado por medidas de censura durante los primeros seis meses de 2019.

El estado Miranda se ubica detrás de Nueva Esparta con tres casos que se registraron el 10 de mayo, cuando la Comisión Nacional de Telecomunicaciones ordenó la salida del aire de los programas de FM Barlovento 97.1, “Amanecer con la Noticia”, “Lo Nuestro” y “El Magazine 97.1”.

El Área Metropolitana de Caracas, Monagas, Apure, Sucre, Falcón, Guárico, Lara, Cojedes, Aragua y Yaracuy no escaparon de estas restricciones. En estas regiones Conatel también emitió órdenes de censura y cerró de manera definitiva espacios de opinión e información así como medios de comunicación.

Exhortos, allanamientos por cuerpos policiales y/o miembros de Conatel, medidas de cierre y presiones por parte de entes del Estado fueron los principales hechos registrados por IPYS Venezuela en el Área Metropolitana de Caracas, Zulia, Delta Amacuro, Apure y Carabobo.

Las gerencias, jefaturas y dueños de medios de comunicación también silenciaron espacios de información dentro de sus programaciones. Monagas, Lara, Zulia, Sucre, Carabobo y Aragua, seis entidades en donde se constataron al menos 16 episodios de censura y autocensura en 11 medios de comunicación.

Entidades en la mira

La crisis y las medidas de censura impactaron con mayor fuerza a cuatro estados: Zulia, Barinas, Monagas y Mérida. El Zulia ocupó el primer lugar con 25 afectaciones que perjudicaron al menos 11 medios de comunicación entre televisoras, estaciones radiales y medios digitales. Los apagones, la censura promovida por Conatel y por los dueños de medios, la autocensura, el transporte y la ausencia de combustible, fueron los obstáculos que presentaron los espacios informativos y de opinión en la entidad del occidente del país para ejercer su deber.

En el Barinas, 16 emisoras y una televisora presentaron inconvenientes a causa de los apagones registrados en los primeros dos trimestres del año. Otros 11 medios de comunicación en el estado Monagas fueron afectados y en Mérida, fueron siete estaciones radiales, una televisora regional y tres medios digitales los que se vieron sacudidos por la crisis.

Medios acechados

Tres medios y un circuito radial fueron los más afectados. La red nacional de emisoras de Radio Fe y Alegría padeció el mayor número de inconvenientes, con al menos 13 afectaciones a lo largo del primer semestre del año. Sus estaciones en Barquisimeto, Mérida, Paraguaipoa, Machiques, Anaco, Cumaná y Tucupita reportaron incidentes vinculados a los apagones y cortes del suministro eléctrico, medidas de censura y acciones delictivas.

La emisora de la Universidad del Zulia, Luz FM, también registró cinco momentos en que los apagones, la falta en el suministro de gasolina, la deficiencia del sistema de transporte público y medidas de Conatel afectaron su operatividad. El canal por suscripción en el estado Monagas, CRN, también vio afectada su labor en ocho oportunidades, junto a Señal 94.9 FM de Nueva Esparta, por medidas de Conatel, decisiones de censura interna, apagones y fallas de transporte durante los primeros seis meses de 2019.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que: “Toda persona tiene derecho a la información oportuna, veraz e imparcial, sin censura” y con todos los derechos y deberes que tales acciones comprendan, como establece su artículo 58, además de poseer la oportunidad de expresarse mediante cualquier medio de comunicación y difusión sin ningún tipo de bloqueo o censura de acuerdo con el artículo 57 de la Carta Magna.

Desde IPYS Venezuela exigimos a la autoridades públicas garantizar, sin restricciones, las libertades informativas de la prensa y de los ciudadanos tal como establece la Constitución de la República y todos los acuerdos internacionales relacionados con libertad de expresión suscritos por Venezuela.

El Instituto Prensa y Sociedad Venezuela, en su labor de documentar medidas que afecten las libertades informativas de los periodistas, los medios y los ciudadanos, ha dispuesto un formulario para recopilar datos sobre el impacto de la crisis en los medios de comunicación, específicamente por situaciones de apagones, medidas de Conatel, censura interna, delincuencia organizada, falta de transporte y dificultad para ejercer el oficio por problemas en el suministro de combustible. La intención es mantener un registro actualizado sobre los hechos que afectan la operatividad informativa en el país. @mundiario