Una viguesa paradigma de la liberación de la mujer moderna al protagonizar un “ménage à trois” en Tele5

Merda 1 [640x480]
Vasile conoce al ser humano
La telebasura, entre comerciales, exhibe en sus programas todo lo peor del ser humano, ya sea la vulgaridad, el egoísmo, la violencia, la falta de respeto entre las personas, el lenguaje zafio o cosas peores.
Una viguesa paradigma de la liberación de la mujer moderna al protagonizar un “ménage à trois” en Tele5

Estos días se han dedicado espacios e incluso entrevistas a una ex concursante de uno de los programas basura de Tele5 que ha saltado a la fama por haber protagonizado unas escenas grabadas hace meses, y emitidas ahora entre comerciales, que por lo visto es un hito en la historia de la televisión al protagonizar lo que los franceses llaman un “ménage à trois”. La moza aprovecha para hacer una serie de consideraciones sobre la necesidad de liberarse de inhibiciones de las que es, por lo visto, adelantada vanguardia por lo que Galicia ha de sentirse orgullosa de ella. Por lo visto, representa el paradigma de la liberación de la mujer moderna e desinhibida.

En estos programas de la telebasura toda las situaciones y secuencias que se producen en los mismos responden a un guion previo. Es decir, los guionistas prevén las situaciones que han de darse para crear morbo entre los anuncios, y en el proceso de selección buscan y encuentran a los personajes, chicos y chicas guapos sin oficio a la vista, que los protagonicen. Paolo Vasile, el patrono del tinglado, antropólogo de profesión, sabe cómo explotar las pasiones humanas. Parece un poco triste que una chica se haga famosa por algo así. Ahora sólo falta que le elijan viguesa distinguida. ¿A quién representa? La telebasura, entre comerciales, exhibe en sus programas todo lo peor del ser humano, ya sea la vulgaridad, el egoísmo, la violencia, la falta de respeto entre las personas, el lenguaje zafio o cosas peores como en esos programas cuyas reglas se cambian sobre la marcha, en función de la audiencia, o el efecto de apareamientos sin ternura. Prostituyen todo lo que pueda haber de hermoso incluso en el deseo y convierten en estrellas a personajes sin otro interés por sí mismos. Luego, pasan a contertulios de las extensiones de esa basura permanente, donde opinan como sociólogos o concursantes permanentes mientras dura la estela para otros programas del mismo tipo,

Esta no es la juventud española, es la excrecencia de una sociedad en decadencia. Y no cuestiono la sexualidad de cada uno y sus preferencias. Ese es otro asunto distinto de la explotación comercial del apareamiento filmado. Pero la culpa la siguen teniendo las personas que compran o demandan los productos de las pausas comerciales. Son los que pagan y sostienen el tinglado de la telebasura. Y esto irá a más. Ya verán. Nadie está allí por casualidad, sino porque ha pasado un casting muy elaborado. Y ahora, en una ciudad tan provinciana como Vigo, ha surgido un personaje. Me pregunto si las madres y los padres de estas chicas que quieren llegar a ser estrellas por esa vía están orgullosos del camino escogido, Y como de una experiencia sacan conclusiones para la siguiente, atentos a la próxima toma. Que irá a más. En alguna novela norteamericana se ha imaginado una violación o un crimen en directo en un reality. Todo es proponérselo. De momento, ya sabemos que en un programa de la telabasura ya hubo algo de eso.

Suministrador de porquería

Vasile es un gran suministrador de porquería y sus negocios seguirán creciendo en la impunidad y no faltará delincuente, estafador, ladrón, alcahueta, macarra, manducana, comebolos, felatriz, bujarrón, maruja, vieja gloria, para llenar sus parrillas. Alguno de sus programas más populares vulneran el honor, piseotean la intimidad, quebrantan el buen nombre, propagan la malicia y promocionan cuanto de inmoral, socialmente inmoral, reduce al hombre a manojo de egoísmos y pasiones. Y todo, con guión previo, hasta los insultos. En un coloquio en la Escuela Judicial de Barcelona, en una conferencia a los futuros jueces, les aconsejé que, si algún día caía en sus juzgados un caso de estos de la telebasura, a la hora de imponer sentencia pidieran el estadillo de la publicidad emitida en el espacio y que impusieran como sanción del tanto al duplo de lo ingresado. Pero como las sanciones son livianas, Tele5 ya lo tiene previsto con una dotación de fondos en sus presupuestos anuales. La cadena ha sido repetidamente condenada por vulnerar todos los códigos habidos y por haber, y hasta el Constitucional protegió a una persona discapacitada de la que se burlaron en “Crónicas Marcianas”, ha sido advertida por los excesos de su programa estrella de tarde “Salvados” y condenada por intromisión ilegítima en el honor de todo tipo de personas, incluida en su día la duquesa de Alba. Pero siguen igual, y con beneficios.

Una viguesa paradigma de la liberación de la mujer moderna al protagonizar un “ménage à trois” en Tele5
Comentarios