Trastorno del espectro autista: el mayor desafío sigue siendo el prejuicio

Campaña informativa sobre el autismo. / La Vanguardia
Campaña informativa sobre el autismo. / La Vanguardia
El 2 de abril es el Día Internacional de la Concienciación sobre el Autismo. Si conoce a un niño que presenta los siguientes comportamientos, aconseje a la familia que consulte a un pediatra. Cuanto antes se diagnostique mejores serán los resultados del tratamiento.
Trastorno del espectro autista: el mayor desafío sigue siendo el prejuicio

¿Sabía que más niños son diagnosticados con Autismo que con SIDA, cáncer y diabetes juntos? Este artículo pretende alertar a la sociedad sobre qué es el autismo, sus causas, los principales síntomas y métodos de tratamiento. Si conoce a un niño que presenta los siguientes comportamientos, aconseje a la familia que consulte a un pediatra. Cuanto antes se diagnostique el autismo, mejores serán los resultados del tratamiento.

¿Qué es el Autismo? ¿Cuáles son los síntomas principales?

El autismo es un trastorno psiconeurológico global (generalizado) del desarrollo infantil que se caracteriza por la tríada del lenguaje, la comunicación y la conducta, provocando déficits en las áreas sensoriales y de la imaginación y presentando deterioro en las habilidades cognitivas, relacionales, conductuales y psicomotoras, así como en las área del lenguaje, dificultando así la interacción social, es decir, la socialización del niño por no responder adecuadamente al medio.

Los comportamientos son restringidos, repetitivos y con patrones, como ademanes y gestos extraños.

También son característicos la ecolalia (repetición de sonidos) y los estereotipos motores (movimientos de brazos como alas de pájaro, movimientos pendulares, girar objetos y girar sobre el propio cuerpo, andar de puntillas).

Existe una enorme dificultad en las relaciones con otros niños, ya que no juegan en el proceso imaginario de “hacerse creer”, no imitan gestos y generalmente no les gusta que los toquen, pareciendo vivir en un mundo aparte. Una característica llamativa es que estos niños no miran directamente a los ojos.

Sobre los lazos afectivos 

Un aspecto que hay que desmitificar es el que dice que la persona autista no hace (o no le gusta hacer) vínculos afectivos; le gusta, a pesar de la dificultad que enfrenta, siendo el cariño un diferencial en sus vidas.

La dificultad relacional de la persona con autismo muchas veces se puede confundir con falta de educación o falta de imposición de límites por parte de los padres. Entre estos signos tenemos: no mantener contacto visual, agresividad y/o destructividad, resistencia al contacto físico, apego a objetos personales, generalmente no “querer” compartir con otros niños, a menudo retraído y sin socializar de manera efectiva. Por ello, es necesario conocer el Síndrome del Espectro Autista y sus manifestaciones para que podamos comprender y respetar las limitaciones de sus portadores, ya que necesitan de nuestro apoyo y cariño. Sin el conocimiento del comportamiento y la comprensión semiológica, es imposible proceder a esta comprensión tan necesaria.

Causas del autismo 

No existe una causa específica para el autismo, pero podemos enumerar que entre los numerosos factores causas neurofisiológicas, neurobiológicas y genéticas (estas últimas con el 80% de los casos).

El Síndrome Autista o Trastorno del Espectro Autista-TEA (así se llama porque hay varios tipos de autismo, varios matices dentro de un espectro con diferentes condiciones sintomáticas) afecta a 70 millones de personas en el mundo (datos ONU), 1 niño cada 88, con una prevalencia de 4 niños por 1 niña. Los síntomas aparecen alrededor de los 3 años de edad y continúan durante toda la vida, siendo el diagnóstico precoz un diferencial muy importante.

Hoy ya no hablamos de autismo, sino del Espectro Autista, que se divide en niveles o grados, como los que se enumeran a continuación: PDDNOS, Asperger, Autismo Verbal, Autismo (con ecolalia) y Autismo No Verbal.

Diagnóstico 

El Síndrome del Espectro Autista se manifiesta hasta el 3er año de vida, pero se puede realizar un diagnóstico precoz en torno a los 6-8 meses, optimizando así el resultado de la intervención. 

Aunque no tiene cura y dura para toda la vida, el diagnóstico precoz es un diferencial importante en la calidad de vida de los niños con autismo. El tratamiento abarca intervenciones médicas, psicológicas, educativas, sociales e institucionales. 

La familia debe estar preparada y orientada para hacer frente a su nuevo integrante. El Método ABA (Análisis de Comportamiento Aplicado) y el Método Teacch son dos recursos que han demostrado efectividad en sus resultados con personas autistas de todas las edades para desarrollar el potencial en conductas dirigidas al aprendizaje, convivencia/integración/inclusión en la sociedad en cualquier contexto que se presente.

El 1 de agosto se crea en España la Ley 26/2011, Convenio Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

El 27 de diciembre de 2012, en Brasil, se creó la Ley N° 12.764 denominada Ley Berenice Piana ya través de esta, Brasil instituyó la Política Nacional de Protección de los Derechos de las Personas con Trastorno del Espectro Autista. A pesar de haber sido creada la ley, observamos que la sociedad aún está desinformada y no preparada para tratar con las personas con autismo. @mundiario

Trastorno del espectro autista: el mayor desafío sigue siendo el prejuicio
Comentarios