Sexualidad en la edad madura: el arte de envejecer sexualmente activos

Sobre todo salud
Sexo: sobre todo, salud.

En la edad madura el sexo sigue siendo una forma de expresión de amor, cariño y complicidad entre ambos, al igual que lo era en etapas anteriores.

Sexualidad en la edad madura: el arte de envejecer sexualmente activos

En la edad madura el sexo sigue siendo una forma de expresión de amor, cariño y complicidad entre ambos, al igual que lo era en etapas anteriores.

 

La creencia principal de por qué no se mantienen relaciones sexuales en la edad madura es la falta de líbido o apetito sexual. Esto no es del todo cierto. Todas las etapas se viven y disfrutan de diferente manera, ni mejor, ni peor.

Según una investigación de 2011 del centro de Estudios del Envejecimiento de la Universidad de Duke, en EE UU, el 72% de las mujeres de más de 40 años reconoce haber mejorado sus orgasmos en comparación a sus épocas jóvenes. ¡Así que no todo es malo!

Otro dato informativo que quizá pueda interesar es que en España el 62,3% de los hombres y el 37,4% de las mujeres mayores de 65 años se declaran sexualmente activos, según un estudio del 2013 de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Es cierto que a partir de los 40 y 50 las mujeres empiezan a sufrir cambios hormonales notables como la bajada hormonal brusca debido a la menopausia, mientras que en los hombres pueden aparecer las primeras muestras de disfunción eréctil. No obstante, estos son problemas más psicológicos, fruto de la ansiedad, que fisiológicos. Las creencias que se han transmitido a lo largo de los años han fomentado que pensemos que no se pueden mantener relaciones sexuales a cierta edad siendo totalmente contraproducente para nuestro envejecimiento activo.

¿Qué puede ayudarnos a mantener una vida sexualmente activa a cualquier edad?

1. La comunicación es la pieza clave en todas las relaciones de pareja y en todos los aspectos del día a día. Fomenta la confianza, uno de los pilares más fuertes de una relación y, hace que las dos partes de la pareja se sientan más cerca la una de la otra.

2. Dedícate tiempo, conócete. A lo largo de la vida vas pasando por diferentes etapas y tu cuerpo va cambiando. Dedícate tiempo, explora con tu pareja qué te gusta ahora, qué no, porque puede ser que haya cambiado. No te desesperes pensando en la juventud y en aquellos momentos vividos, céntrate en el ahora y en hacerlos lo más placenteros posible para ambos. Una opción es mantener relaciones sexuales por la mañana después de haber descansado toda la noche. De todas formas, esto depende de ambos y del momento del día en que sintáis que tengáis más energía.

3. Piensa en el sexo de forma diferente a como lo hacías. Esta etapa no es para hacer malabarismos ni el pino puente, bueno si te ves capaz, ten cuidado! Algunas posiciones pueden haberse vuelto molestas, por lo que buscad las que sean más cómodas para ambos. Debido a la falta de firmeza del pene suele ser mejor que al principio de las relaciones la mujer esté arriba. Y, recuerda, no todo es penetración. Expandir los juegos preliminares, el abrazarse, el besarse, el darse masajes... algunos incluso los encontrarán iguales o mejores que el propio acto en sí.

4. Equilibrio mente y cuerpo. Come sano, incluye mucha fruta y verdura en tu dieta y líbrate del tabaco y del alcohol ya que pueden disminuir la función sexual tanto en uno como en otro. Como plan de entrenamiento, incluye estiramientos, ejercicios aeróbicos para tu corazón y pesas para mejorar la fuerza. Un consejo, practicar ejercicios de Kegel a partir de los 40 ya que ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico y aumentan las posibilidades de tener una vida sexual activa.

5. Consulta a tu médico. Si tienes dudas o algún problema siempre es bueno que acudas a tu médico para que te ayude a solventarla o te informe sobre el tipo de especialista al que deberías acudir.

La sexualidad en la edad madura existe y es muy importante, así como lo ha sido en etapas anteriores. La comunicación sigue siendo la pieza central de la relación. Debéis cuidarla desde un principio de la relación fomentándola, hablando de todo lo que os preocupa, de lo que os gusta, de lo que no, de lo que os sucede día a día... para convertirlo en algo cotidiano y normal, enriqueciendo vuestra relación poco a poco. Además, una dieta equilibrada, una vida sana sin malos hábitos, con un poco de ejercicio y una actitud positiva son claves imprescindibles para envejecer de forma activa y saludable.

Y recuerda, el sexo a cualquier edad siempre puede mejorar!

> Para más información puede consultarse la guía “Sexo y Vida más allá de los 50”, de Francisca Molero, ginecóloga y sexóloga, editada por la Asociación Española de Estudios para la Menopausia, descargándola de forma gratuita en www.aeem.es

 

Sexualidad en la edad madura: el arte de envejecer sexualmente activos
Comentarios