Sexo entre dos mujeres y un hombre, ¿sabes qué hacer con cada uno de los cuerpos?

El placer de compartir el buen sexo.
El placer de compartir el buen sexo. Facebook

Es una opción más dentro del delicioso mundo del sexo. Para hacer un trío sólo hace falta mente abierta, tolerancia, aceptación y ganas de disfrutar. ¿Sabes cómo hacerlo? ¿Te atreves?

Sexo entre dos mujeres y un hombre, ¿sabes qué hacer con cada uno de los cuerpos?

“El sexo es una cosa hermosa entre dos personas. Entre cinco es fantástica”
Woody Allen

“No  sabría qué hacer”, comenta un hombre con gesto inocente cuando en la amena charla surge el tema de los tríos. ¿Cuántas veces ha salido el tema de los tríos sexuales en vuestras conversaciones? ¿Cuántas veces os lo han propuesto? ¿Cuántas veces lo habéis sugerido? Aunque algunos confiesen que no sabrían cómo actuar, la realidad es que montárselo con dos mujeres a la vez es el sueño de la gran mayoría de los hombres. No en vano, el 21% de la población mundial fantasea con tener sexo con varias personas a la vez.

Ya sólo por la cantidad de veces que lo hemos imaginado seguro que sabríamos que hacer. A aquellos que insisten en que no sabrían que hacer, les sugiero que sigan su instinto y se dejen guiar por la inspiración que evocan los cuerpos de dos mujeres a su disposición sin olvidar el toque lésbico que tanto gusta a los hombres.

El asunto no es no saber qué hacer, el problema es que después de probarlo, quizás, una no sea suficiente. Basta con visualizarlo durante unos instantes. Ahora yo lo estoy haciendo, y mi hombre imaginario no tiene pinta de estar perdido en absoluto.

Sí lo tenía claro también Woody Allen cuando pensó en Vicky Cristina Barcelona, en la que tres no eran multitud, sino necesidad.

Hablo, por cierto,  de una de las modalidades de los tríos sexuales, dos hombres y una mujer, por ser con el que más familiarizada estoy, y no porque haya practicado alguna de ellas, sino porque es la que de vez en cuando reclama mi pareja e inevitablemente me provoca... curiosidad, también recelo y dudas, pero no de qué hacer, si no de la situación en la que pueda quedar la pareja después de probar el ‘menage à trois’.

De momento, nos conformamos con los tríos virtuales en los que la tercera persona está sólo en nuestra imaginación, no es real, así no hay ningún tipo de problema ni con los sentimientos, ni con  las emociones. Para que los dos seamos partícipes de la fiesta es fundamental que uno de los miembros de la pareja comparta su particular fantasía con un cálido susurro en el que va describiendo cada movimiento, cada acción, cada embestida, en definitiva, cada escena del particular juego. El nivel de erotismo es sublime y lo mejor es que ninguno de los tres acaba insatisfecho.

Para llevarlo a la práctica real debemos tener todo muy claro para no dar lugar a desconfianza sobre posibles infidelidades, celos y demás problemillas que puedan surgir una vez apagado el fuego del deseo más carnal. Habrá que asumir los riesgos que conlleva. La probabilidad de que se abra la caja de los truenos en la pareja es bastante elevada si no tenemos claro que se trata sólo de sexo.

Es una opción más dentro del delicioso mundo del sexo. Mente abierta, tolerancia, aceptación y a disfrutar. ¡Compartir es vivir!

Sexo entre dos mujeres y un hombre, ¿sabes qué hacer con cada uno de los cuerpos?
Comentarios