Senén Barro: "Las universidades deberían hacer un esfuerzo mayor para enseñar a emprender"

Senén Barro Ameneiro. / CiTius
Senén Barro Ameneiro. / CiTIUS
"La Inteligencia Artificial es una tecnología potencialmente aplicable a cualquier sector", señala el director científico del Centro Singular de Investigación en Tecnologías Inteligentes de la Universidad de Santiago de Compostela (CiTIUS).
Senén Barro: "Las universidades deberían hacer un esfuerzo mayor para enseñar a emprender"

Las universidades deberían hacer un esfuerzo mayor para enseñar a emprender, según el colaborador de MUNDIARIO Senén Barro, que es el director científico del Centro Singular de Investigación en Tecnologías Inteligentes de la Universidad de Santiago de Compostela (CiTIUS). "Los términos universidad y emprendimiento –explica– deberían ser inseparables. No hablo solo del emprendimiento empresarial, sino también del intraemprendimiento. Hablo de cultivar la actitud y la aptitud para emprender en cualquier ámbito profesional, y hasta vital, sea liderando tu propio proyecto o formando parte de proyectos ajenos. Por ejemplo, es muy importante contar con personas emprendedoras en las administraciones públicas.Si se puede aprender a emprender, se puede enseñar, pero no con los mismos contenidos, de la misma forma y en los mismos espacios que se utilizan en una clase magistral o en unas prácticas de laboratorio."

La transferencia de conocimiento universidad - empresa le parece "un tema bidireccional". Senén Barro lo explica así: "No puede haber transferencia de conocimiento desde la Universidad a la empresa si no hay desde aquella la voluntad y la capacidad de hacerlo y desde esta el interés por incorporar los resultados de la I+D universitaria a la empresa. Si nos centramos en lo primero, en las claves para que la Universidad tenga esa voluntad y capacidad, podemos hablar de querer, saber y poder hacer dicha transferencia. A mi juicio lo más importante para el querer es que existan incentivos, no solo, ni sobre todo, económicos. Para saber, los investigadores necesitan experiencia y conocimiento propios, más allá del apoyo, imprescindible por otra parte, de los técnicos y expertos de las universidades. Para poder transferir debe haber una demanda externa espontánea e inducida y medios para atenderla, que se traducen en tener tiempo –no se puede hacer de todo, todo a la vez y todo bien; no hay muchas mujeres y hombres orquesta, y los que hay necesitan ensayar antes de actuar–, disponer de la inversión necesaria, de recursos técnicos… ".

Catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial en la USC y director científico del CiTIUS, Senén Barro ha sido galardonado con uno de los tres Premios de Investigación Sociedad Científica Informática de España (SCIE) – Fundación BBVA 2020 fallados el pasado 26 de mayo por el jurado de la cuarta edición, reunido por videoconferencia.

"La Inteligencia Artificial es una tecnología potencialmente aplicable a cualquier sector", subraya también Senén Barro en unas declaraciones a la web Torre Juana, que es un conjunto patrimonial en el entorno de las Torres de la Huerta de Alicante en el que la comunidad de empresas tecnológicas ubicadas tiene un compromiso con el patrimonio y la preservación medio ambiental.

España es un país de claro predominio del sector terciario, y la analítica de datos y procesos y la automatización inteligente de tareas está creciendo mucho en este sector y en todo el mundo y lo hará también en España. En el ámbito de la industria, la robotización y la automatización en general, la Inteligencia Artificial (IA) crecerán mucho también. "Bueno, o bien lo hará o las fábricas dejarán de ser competitivas. Eso sí, debería siempre pensarse en innovar alrededor de la IA y de la automatización en particular, y no en ahorrar por sustitución de los trabajadores humanos por máquinas", matiza el director científico del CiTIUS, convencido de que "esto tiene un corto recorrido".

La escasez de mujeres en las ingenierías, y en particular en la informática, hace que se perciba, lógicamente, como una titulación y una profesión muy masculinizada

Solo un 18 % de los estudiantes de llamadas carreras STEM son mujeres. Preguntado sobre las razones de la escasez de mujeres en las carreras tecnológicas, Senén Barro responde: "No hay una única razón y por eso no hay un solución fácil ni rápida. Son muchas las causas, pero me preocupa en particular una que se realimenta a sí misma. La escasez de mujeres en las ingenierías, y en particular en la informática, hace que se perciba, lógicamente, como una titulación y una profesión muy masculinizada, lo que a su vez desincentiva enormemente el que las mujeres opten por esta formación."

Romper este círculo vicioso supone actuar "mucho antes" de que las jóvenes elijan qué estudiar. "Es un problema de educación, de necesidad de hacer más visibles los referentes femeninos, de  cómo se presenta y ejerce la profesión, etcétera", concluye Senén Barro. @mundiario

Senén Barro: "Las universidades deberían hacer un esfuerzo mayor para enseñar a emprender"
Comentarios