Buscar
SEMrush

El Senado argentino impide que las mujeres puedan decir cuándo ser madres

En Argentina sigue vigente la ley de 1921. Con 38 votos en contra y 31 a favor, la Cámara Alta bloquea un nuevo intento del proyecto de ley para despenalizar el aborto. Esta es la séptima ocasión que el proyecto fracasa, pero al contrario de los otros intentos, este año se vivió más fuerte que nunca ya que el grupo a favor cada vez gana más fuerza.

El Senado argentino impide que las mujeres puedan decir cuándo ser madres
Grupo a favor del aborto. / RR SS.
Grupo a favor del aborto. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Desde el 2007, en Argentina han estado intentando introducir un proyecto de ley que legalice el aborto. Este 2018 fue la séptima ocasión en que grupos a favor del aborto solicitaba su debate en el Senado y tras cinco meses de intensas discuciones, dentro y fuera del Senado, Argentina continuará con una ley contra el aborto que lleva vigente desde el año 1921. Con 38 votos en contra y 21 a favor, la Cámara Alta bloqueó nuevamente el proyecto a favor del aborto. Los promotores de la ley tendrán que esperar al menos un año para poder solicitar un nuevo debate, el cual podría terminar con la aprobación y despenalización del aborto.

Los senadores a favor, resumieron la realidad: en Argentina, cada hora, una gran cantidad de mujeres aborta de forma clandestina, por lo que es necesario regularlo a través de una ley

Aunque en esta ocasión se impusieron las convicciones religiosas, puede que el próximo año las fuerzas a favor del aborto se impongan. Este año sucedió algo que no se vio en ocasiones pasadas, y es que el debate traspasó fronteras para convertirse en una discusión donde la sociedad argentina, famosos, políticos, personajes influyentes, periodistas, académicos, empresarios… participaron y expresaron su opinión sobre el tema. Los argentinos se movilizaron hasta el Senado y esperaron hasta horas de la madrugada para conocer la decisión final, a las afueras, grupos a favor y en contra pasaron frío y resistieron la lluvia para conocer el resultado final.

La irrupción del embarazo sigue siendo un delito en Argentina, salvo algunos casos especiales donde se contempla la aprobación de la práctica en caso de violación o que la vida de la madre corra peligro. Del resto, cometer un aborto sigue estando penado con cuatro años de cárcel.

 

El debate este año fue bastante llamativo por la gran cantidad de personas que dieron su opinión al respecto. El presidente Mauricio Macri habilitó el debate parlamentario, sin embargo, su coalición Cambiemos fue la mayoría que votó en contra e incluso, el propio mandatario se mostró en contra, principalmente, por una cuestión de principios, recordemos que Argentina sigue siendo una nación mayoritariamente católica.

La mayoría de los senadores pusieron por delante sus convicciones religiosas para justificar su “no”, además, en sus discurso todos hicieron referencia a que abortar, sigue siendo una práctica riesgosa que ponen en peligro la vida tanto de la madre, como del feto.

La irrupción del embarazo sigue siendo un delito en Argentina, salvo algunos casos especiales donde se contempla la aprobación de la práctica en caso de violación o que la vida de la madre corra peligro

La sesión terminó cerca de las 3.00 de la madrugada, e inició temprano por la mañana, convirtiéndose en un maratónico debate de hasta 16 horas. Dentro del hemiciclo los senadores debatieron sus puntos de vista siendo más o menos los mismos pensares. Los grupos antiaborto, expresaban que desde el momento de la concepción, el embrión tiene derechos constitucionales en el país austral. Por su parte, los senadores a favor, resumieron la realidad: en Argentina, cada hora, una gran cantidad de mujeres aborta de forma clandestina, por lo que es necesario regularlo a través de una ley.

Entre 350.000 y 450.000 mujeres abortan cada año en Argentina, según datos extraoficiales. Lo peor del caso, es que mujeres desesperadas con pocos recursos acuden hasta profesionales y métodos poco ortodoxos que ponen en riesgo sus vidas. En la nación latinoamericana, alrededor de 50.000 mujeres sufren complicaciones a causa de asistir a abortos clandestinos y algo más de medio centenar fallece. @mundiario