Buscar

La Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol aterriza en el Festival Eñe 2015

En un tiempo de crisis e incertidumbre, que tiende a corroer y vaciar el ecosistema cultural, el Festival Eñe apuesta por constituirse como un lugar para Abrir nuevos pasos.

La Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol aterriza en el Festival Eñe 2015
Manuel Rivas. / Xurxo Lobato
Manuel Rivas. / Xurxo Lobato

Firma

Cristina Fernández Sáinz de la Maza

Cristina Fernández Sáinz de la Maza

Colaboradora de Mundiario.

En un tiempo de crisis e incertidumbre, que tiende a corroer y vaciar el ecosistema cultural, el Festival Eñe apuesta por constituirse como un lugar para Abrir nuevos pasos. Con este manifiesto comenzaba esta pasada edición del Festival Eñe. El escritor Manuel Rivas encargado este año de dirigirlo habló del Festival Eñe como un lugar sentipensante, un lugar de los porqués, del activismo de la libertad, de la duda y de la búsqueda, de reflexión, de las palabras en vilo, de la crítica, de la ironía creativa, de la imaginación, memoria y descubrimiento, un lugar que convoca diversidades, de encuentros imprevistos, de ebullición, de desobediencia y convulsión… Un lugar donde brindaremos por mil años de risa.

Después de estas palabras tan certeras no causa sorpresa encontrarnos con la presencia de algunos representantes de la Semana de Poesía Salvaxe, porque lo cierto es que precisamente estos poetas encabezados por Juan Carlos del Valle y sus compañeros de versos inagotables Víctor M. Diez, Olga Novo, Leire Bilbao, Maria do Cebreriro,  saben lo que es el encuentro que tiene lugar cada mes de abril, desde hace ya nueve años en Ferrol. Un encuentro,  al que los promotores Marcos Lorenzo, Guillermo Ferrández y Juan Carlos del Valle (Karlotti)  llamaron Semana de Poesía Salvaxe,  un encuentro que reúne a poetas sin etiquetas, sin escuelas, sin conocer su edad, sin saber de qué color son sus verbos, desconociendo el tamaño tienen sus vocales, ni tan siquiera si vienen con un libro bajo el brazo.

Una convocatoria que pone la palabra en el aire, libre de toda atadura y toda la fraternidad que se conjuga entre los poetas, llegados de todas partes de España y Portugal,  está atravesada por esa liberación de la palabra, es algo así como soltar palomas mensajeras en una plaza pública. La poesía que se dice y se pone en las manos de la gente.

Los reconocen por la palabra encarnada porque la poesía se ha hecho habitable en la medida en que ella repuebla las esquinas, se desdobla desde hace 8 años en la ciudad de Ferrol, un lugar donde las grúas en extinción estiban soles maduros, Ferrol, ciudad expropiada, sumida en una sístole y diástole caprichosa, que un corazón nuclear ordena al antojo de la “razón de Estado”.

Por eso una cita con Karlotti,  uno de los poetas promotores de esta Semana, este traductor de silencios creador de poemas con imágenes potentes y realmente transformadores, capaces de capturar el estado de las cosas,  y a su vez una persona generosa y entrañable, me parece obligada para poder entender lo que en ese fin de semana de festival se oyó,  escuchó, sintió…lo que se vivió en ese prestigioso lugar.

Me comenta,  entre el humo de una infusión y un café,  que el Circulo de Bellas Artes de Madrid es un escenario maravilloso, donde los poetas que allí se citaron pudieron llevar las voces de la periferia a la capital, llevar la “poética colectiva” a un espacio común, y que además fue un encuentro con los amigos, un lugar para conocer a otros invitados desconocidos por los medios y al margen de las grandes editoriales, una experiencia de cambio, llegando a convertir la cita…llegando a convertir la Fiesta de la literatura,  en todo un acontecimiento poético.

Y fue así, los poemas que sonaron nos indicaban que algo sucedía, y el Círculo de Bellas Artes de Madrid el lugar donde sucedió…cada poema una traducción del mundo y el poeta el traductor de ese mundo, del silencio en el hábitat de las palabras”.

Se le iluminan los ojos al hablar de las palabras de Juan Luis Goytisolo, emocionantes palabras hablando de la situación actual del terrorismo, de refugiados, del mundo árabe, de su reflexión sobre los atentados de París aludiendo a su etapa como corresponsal de guerra y afirmando que lo que veía en aquellos años no se correspondía con lo que se publicaba y en definitiva de su radicalidad literaria y no política. Su actitud crítica y la voz libre al hablar del papel de Occidente con relación a Oriente, al fascismo…ver la raíz.

Creeré en el Tribunal de La Haya cuando el Trío de las Azores comparezca allí para rendir cuentas de sus mentiras

Y así, verso a verso, con artefactos de palabras capaces de transformar la sociedad, con la emoción y la belleza como decorado de este encuentro,  fueron pasando las horas en este Festival Eñe,  que con versos como el del Poema de los Adioses de Juan carlos del Valle (Karlotti)…consiguieron por un espacio de tiempo muy intenso transformar este encuentro en algo un poco más “Salvaxe” de lo habitual.

“Aquí las palabras y las cosas,

se aparean sobre sonrisas soleadas,

Y como animales salvaxes y domésticos

se desdoblan como nosotros,

en la punta de las lenguas, humedeciendo los labios políglotas

hasta que los mismísimos dedos se mueren como peces”.