Buscar

MUNDIARIO

Francisco Mourelle, en un sello de Correos de la serie Descubridores

Correos ha emitido un sello en honor de Francisco Mourelle. ¿Pero quién fue Francisco Mourelle? En principio un desconocido que no obstante tiene una calle en A Coruña, cerca de Riazor.

Francisco Mourelle, en un sello de Correos de la serie Descubridores
Descubridor Francisco Antonio Mourelle.
Descubridor Francisco Antonio Mourelle.

Francisco Antonio Mourelle de la Rúa nació en 1750 en Corme (A Coruña). Si hoy Corme es un pequeño pueblo, imagínese como sería en 1750 cuando nació Mourelle. Hijo de una humilde familia seguramente dedicados a la pesca, Mourelle pasa sus primeros años en Corme en plena Costa da Morte y sus grandes olas, allí aprendería a pescar.

A la edad de 13 años no es de extrañar que Mourelle quisiera dedicarse a ser marino, pero sus padres no tenían los medios posibles para enviarlo a Cádiz, donde entonces estaba la Real Compañía de Guardamarinas, pero a pesar de todo Mourelle consigue ingresar en la Academia de pilotos de Ferrol.

A los 16 años consigue el título de piloto, licenciado con honores y es asignado como segundo piloto de la fragata Dolores, parte a Trinidad y a México. Con 25 años es nombrado piloto del pequeño puerto de San Blas (Mexico) pero era algo que no quería hacer, ver entrar y salir las naves militares rumbo a la aventura y él no poder tomar parte de la misma, su destino era otro, lo llevaba en la sangre.

Con 29 años conoce al capitán Juan Francisco Bodega y parte con él en la fragata Favorita recorriendo toda la costa de Estados Unidos, tomando posesión de lugares como Monterey (California),Oregón y Canadá. Así llegan a Alaska, hasta cerca del monte San Elías, cuarto más alto de América del Norte.

El viaje consiguió reclamar el noroeste del Pacífico para la corona española. Mourelle entrega al virrey de España un relato de todo el viaje, con datos, mapas y puntos referentes. Se desconoce como este diario robado pasa a manos de los ingleses, lo que se conoce es que fue utilizado y reconocido por James Cook para navegar por el Pacífico y llevarse los honores.

En 1780 Mourelle es destinado en Filipinas y el gobernador José Vasco y Bargas le envía por primera vez al mando de una nave, la fragata Princesa, con información a Mexico lejos de la ruta tradicional. Descubre numerosas islas como Simberi, Mabua, Tabar y Vavao después de atravesar las islas Salomón. Llega a Tonga donde cargan víveres y reparan la nave, se hace amigo del rey de Tonga y este le propone casarse con su hija que rechaza con discreción, partiendo para Mexico.

De vuelta a las Filipinas navega por los mares de China, por Jakarta, Cantón, en misiones comerciales, adquiriendo una gran experiencia como marino. En 1792  a la edad de 42 años Mourelle regresa a España, recala en Algeciras donde es destinado para vigilar la costa del Mediterráneo, hostigando a barcos enemigos.

En 1799 con 49 años Mourelle con unas pocas lanchas ataca un convoy inglés y captura cientos de prisioneros, una fragata, una cañonera y otros de transporte. Mourelle es nombrado capitán de fragata. En 1806 asciende a capitán de buque y en 1811 a comodoro, almirante de la flota. Mourelle fue uno de los mejores marinos del siglo XVIII, reconocido a la altura de Malaspina, Cook, Churruca, Gravina o Alcalá Galiano, pero olvidado por la historia.

Muere en 1820 a la edad de 69 años. Su vida es un compendio de aventuras, como el soñaba en Corme. Está enterrado en el Panteón de Marinos Ilustres en San Fernando (Cádiz).

No obstante, a pesar de no ser recordado ni reconocido adecuadamente, su nombre lo llevan la Isla Maurelle en Canadá y puerto Mourelle en las islas Tonga. La ciudad de A Coruña le ha dedicado una calle, Almirante Mourelle, cerca de Riazor.

La filatelia de Correos en la emisión de Descubridores de Oceanía, ha lanzado un sello de 3,5 euros con su efigie, haciendo que muchos aficionados a los sello conozcan el nombre de un gran navegante nacido en el pequeño pueblo costero de Corme. @mundiario