Santuario de A Escravitude, para recordar la tradición y beber de su Fuente Santa

VERANO13 740_opt
Santuario de A Escravitude. / J. R. Baliñas

En 1852 se edifica el santuario, una elevada construcción en piedra de sillería sobre un ya elevado atrio. El acceso es mediante una adelantada y llamativa escalinata de dos entradas, encima de la Fuente Santa de dos caños.

Santuario de A Escravitude, para recordar la tradición y beber de su Fuente Santa

Cuando en el siglo XVI estaban en una tala de árboles, el párroco de Cruces Juan Pérez Mondragón está a punto de ser aplastado por un castaño que sobre él se desplomaba. Al ver venir el castaño presiente que su muerte se acerca, en el momento reza una plegaria a la Virgen y milagrosamente no sufre grandes daños y logra salvar la vida. El piadoso sacerdote decide en 1582 como agradecimiento a la virgen salvadora construir una fuente en ese mismo lugar, a la que añade una imagen en piedra de la Virgen María. Fuente que hoy podemos ver a la derecha de la carretera general, debajo de las escaleras de entrada al Santuario.

Según la tradición en 1762, un labrador del Salnés, entre las rías de Arousa y Pontevedra, enfermo de hidropesía es conducido en un carro de bueyes al Hospital de Santiago, entonces el único en la zona. Al pasar por delante de la fuente le pide a su esposa agua y solicita a la Virgen su curación. Después de beber siente un repentino alivio y el enfermo decide permanecer allí tres días, sitio donde está la fuente, bebiendo hasta que se produce la curación. Como reconocimiento reza a la Virgen, "Bendita seas por librarme de la esclavitud de mi enfermedad". Antes de partir deja el carro y los bueyes como primera limosna que llegó para la construc­ción de una pequeña iglesia que guardó la imagen de la virgen. La fuente es conocida desde entonces como la Fuente Santa.

En 1852 se edifica el santuario, una elevada construcción en piedra de sillería sobre un ya elevado atrio. El acceso es mediante una adelantada y llamativa escalinata de dos entradas, encima de la Fuente Santa de dos caños. La escalinata sirvió de modelo para la construida en la bajada a la estación de Santiago de Compostela y fue reproducida en el Pueblo Español de Barcelona. Desde allí hay una buena vista sobre el amplio y verde valle de A Maía.

Dos airosas torres

En la esbelta fachada del santuario destacan las dos airosas torres de 32,5 metros de altura, una construida el año 1885 en estilo barroco, la otra posterior. El primer cuerpo es liso, de mucha altura, el segundo lo ocupan las campanas y el tercero es una delgada cúpula redonda con balconada alrededor. La parte central de la fachada, muy equilibrada, sirve de unión entre las torres. Portada cuadrada de estilo barroco adornada a ambos lados, en el friso una hornacina barroca con la imagen de la Virgen de A Escravitude, encima un reloj y en el frontón una cruz.

El interior de la iglesia es de planta de cruz latina. En la nave crucero la alta cúpula tiene una campana que se tañe desde la sacristía. La capilla mayor tiene cuadros con escenas de la Virgen y un retablo pintado en oro. En el camerín la imagen primitiva, escul­pida en piedra, de la Virgen de A Escravitude rodeada de ángeles.

Día especial en el santuario es el 8 de septiembre. Se trata de la festivi­dad de la Virgen de A Escravitude. Un día festivo en que los padroneses y visitantes acuden a la igle­sia, después celebran la romería alrededor del cruceiro en el atrio, bajo los árboles, pulperías, orquestas, bombas de palenque, gaitas y bailes que alegran el gran día. No olvidamos cuando estamos en Padrón, pasar por el Santuario de A Escravitude, para recordar la tradición y beber de su Fuente Santa.

Santuario de A Escravitude, para recordar la tradición y beber de su Fuente Santa
Comentarios