Buscar

MUNDIARIO

La sangre de pacientes recuperados de la Covid-19, una luz en la lucha contra la enfermedad

Se trata de una vieja táctica utilizada en la pandemia de gripe de 1918, cuando un virus desconocido se propagó por el planeta y mató a unos 50 millones de personas.
La sangre de pacientes recuperados de la Covid-19, una luz en la lucha contra la enfermedad
Donante de sangre, / Pixabay
Donante de sangre, / Pixabay

Firma

Maira Perozo

Maira Perozo

La autora, MAIRA PEROZO, es periodista. Colabora en MUNDIARIO y tiene experiencia en el área política, pero también como asesora y moderadora de programas de televisión. @mundiario

Un equipo de sanitarios intentará tratar casos más graves con sangre de pacientes recuperados de la Covid-19. En esa línea, médicos de Madrid evalúan este nuevo método para tratar a enfermos contagiados y en condición crítica, con la donación de sangre proveniente de las personas que lograron superar el coronavirus. La tarea del personal de salud ha sido comenzar a buscar a esas personas, a fin de generar con ellos un"plasma hiperinmune".

La idea de los sanitarios es comenzar las extracciones en el menor tiempo posible, de acuerdo con una vocera del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid. En todo caso aclaró, que los donantes deben ser menores de 60 años y presentar un buen estado de salud.

Sobre esa posibilidad de responder ante la Covid-19, el inmunólogo Arturo Casadevall realiza desde finales de enero un  llamado a la comunidad científica internacional, para recordarles la opción de la sangre de las personas convalecientes. Se trata de una vieja táctica utilizada en la pandemia de gripe de 1918, cuando un virus desconocido se propagó por el planeta y mató a unos 50 millones de personas. Los incipientes ensayos clínicos practicados en esa época, con plasma sanguíneo de supervivientes, lograron reducir la letalidad del virus a la mitad.

Arturo Casadevall, es un médico cubano, que vivió en Madrid, antes de emigrar a Estados Unidos, donde hoy es una autoridad en enfermedades infecciosas en la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore. El pasado 27 de febrero, escribió un artículo en el periódico The Wall Street Journal alertando de que la vacuna contra el nuevo coronavirus tardará meses, mientras que el plasma podría estar listo en semanas. Algunos colegas de todo el país atendieron a su exhortación. De hecho, este martes, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE UU ha aprobado el uso de estas transfusiones experimentales en pacientes grave. @mundiario