Buscar

MUNDIARIO

¿Sabías que el nefasto Muro de Berlín comenzó a construirse tal día como hoy?

Esta estructura está íntimamente relacionada con la máxima tensión que se vivió en tiempos de la Guerra Fría entre estadounidenses y soviéticos.
¿Sabías que el nefasto Muro de Berlín comenzó a construirse tal día como hoy?
Muro de Berlín. / Pixabay
Muro de Berlín. / Pixabay

Tal día como hoy, un lejano 13 de agosto pero de 1961 comenzó la construcción del Muro de Berlín. Esa estructura que dividió literalmente en dos a Alemania durante 28 años es un símbolo de las consecuencias generadas por las ansias de poder de Adolf Hitler, que terminó con su pueblo sumido en el medio de una batalla entre las dos potencias ganadoras de la Segunda Guerra Mundial. 

En la mañana de aquel día, una alambrada de 155 kilómetros separó a dos formas muy distintas de ver al mundo. Desde ese momento se gestó un crimen contra los ciudadanos que todavía estaban en la República Democrática Alemana, cuyos líderes quería evitar ese éxodo a toda costa; se cerraron 69 puntos de control y apenas 12 quedaron abiertos. 

Días después comenzó el levantamiento con ladrillos de la conocida "franja de la muerte". No había descanso, durante las 24 horas del día se erigió una pared fabricada con hormigón con alturas que oscilaban entre 3.5 y 4 metros según recuerdan los cronistas de la época. 

La capital de la Guerra Fría

Cuando ya estaba completamente listo la RDA había culminado una obra nefasta que se convirtió en la imagen visible de la capital mundial del espionaje. Agentes de la STASI, CIA, KGB y otros organismos de servicios políticos y secretos batallaban por el control de la información, para utilizarla como arma de influencia letal contra la humanidad. 

Sin embargo, los esfuerzos del bloque soviético representado por el gobierno de la RDA resultaron infructuosos. Ellos creyeron que el Muro le quitaría de la menta a sus ciudadanos la idea de huir; no pasó mucho tiempo para que esto se hiciera realidad, pero lo que hizo Conrad Schumann marcó un antes y un después. 

La imagen del soldado escapando de su país, que fue inmortalizada por el fotógrafo Peter Leibing representó perfectamente la desesperación de un pueblo oprimido por sus líderes, que incluso provoca que los propios militares salieran despavoridos del régimen.

Ya no había marcha atrás y desde entonces se estima que desde 1961 hasta 1988 más de 100.000 personas intentaron cruzar, con diversos resultados. El sitio web berlin.de asegura que más de 600 fueron asesinadas por culpa de la orden de disparen a matar que exigieron las autoridades, pero muchas más murieron por la desgraciada decisión de colocar 127.5 kilómetros de vallas eléctricas y más de 55.000 minas terrestres como lo informa National Geographic. 

El recuerdo de esta esta infausta obra del mal ojalá sirva para que ningún régimen, ni autoridad utilice su poder para crear divisiones entre sus semejantes.  @mundiario