El río Okavango fluye por Africa meridional olvidándose de llegar al mar

Delta del Okavango. / Jacky Kobelt
Delta del Okavango. / Jacky Kobelt

Termina su recorrido en Botsuana, formando un inmenso delta en el interior del desierto de Kalahari, en lo que quizás sea el ecosistema más singular en África.

El río Okavango fluye por Africa meridional olvidándose de llegar al mar

El río Okavango nace en Angola, donde se conoce como Cubango, y fluye hacia el sureste alejándose del mar y marcando parte de la frontera entre Angola y Namibia. Después de más de 1.600 kilómetros se difumina en la Reserva Natural de Moremi (Botsuana), formando un gran delta que se asemeja a un abanico en pleno desierto de Kalahari.

El Delta del Okavango, el mayor delta interior del mundo, es un espacio navegable que, antes de desaparecer en medio del desierto, deja un laberinto de lagunas, canales e islas que configuran un ecosistema único. El Delta experimenta inundaciones estacionales hacia el sur permaneciendo permanente anegado en su parte norte alimentado por el río Okavango. Los informes indican que más del 95% del agua que entra en el delta se evapora, dejando ricos sedimentos que son una impagable fuente de vida.

Hace millones de años el río Okavango desembocaba en un gran lago interior, el Makgadikgadi, pero la actividad tectónica y las fallas han interrumpido el flujo del río haciendo que se forme lo que hoy es el delta del Okavango,  un sistema único de vías de agua compatible con una gran variedad de fauna y flora que no tendría cabida en la sabana seca del Kalahari. Las inundaciones del delta son alimentadas por las lluvias que caen en Angola desde octubre hasta abril y facilitadas por el escaso descenso de desnivel en el terreno que solo cae unos 60 metros para una distancia cercana a los 500 kilómetros. Durante el pico de inundación máxima la zona del delta puede llegar los 20.000 kilómetros cuadrados, que se reduce a menos de 9.000 en el período más seco.

El río Okavango fluye por Africa meridional olvidándose de llegar al mar
Comentarios