Un rincón especial en Compostela: Vía Sacra y la Iglesia de San Paio

SUMMER´15 224_opt
San Paio, en Santiago de Compostela.

A la izquierda de la calle Azabachería se entra en la Vía Sacra, bello rincón de piedra, reducto barroco de la monumentalidad santiaguesa donde vemos la Iglesia de San Paio.

Un rincón especial en Compostela: Vía Sacra y la Iglesia de San Paio

En la esquina derecha está la Casa de la Parra, y a la izquierda, el largo muro de piedra del Convento de San Paio de Antealtares. El peregrino para delante del bello rincón, su vista contempla el final del Camino, la Puerta Santa, pasa la mirada sobre la gran extensión de piedra, granito liso, de la enorme Plaza de la Quintana, quietud y silencio, el Pórtico Real, la Torre de las Campanas, en el sur la Casa de la Conga.

Se fija ahora en el pórtico que tiene detrás, la Iglesia de San Paio. Fue proyectada por Fray Gabriel de las Casas en 1707. En la portada barroca llama sorprendentemente la atención la llamativa vestimenta de San Paio encima de la puerta. Una imagen de un niño labrada en piedra, lleva pantalones, por encima un chaquetón entallado con muchos adornos y por encima una larga capa sujeta al cuello que le cuelga por la espalda, calza botas altas. El niño tiene la cabeza levantada, inclinada y un cuchillo largo le roza el cuello.

Veamos lo acaecido en la historia de San Paio: En el año 920 las tropas Castellanas y Navarras al mando de Ordoño y Sancho Garcés fueron derrotadas en la Battalla de Valdejunquera por el califa Abderramán III, quien hizo prisionero a los obispos Hermogio de Oporto, nacido en Tuy y Dulcidio obispo de Zamora. Hermogio es liberado después de dejar como rehén a su sobrino Paio (Pelayo) un niño de trece años. Pelayo es torturado por negarse a abjurar a la religión católica y muere martirizado en Córdoba el día 25 de Junio del año 925. La iglesia lo convierte en santo: San Pelayo, San Paio. Si tiene ocasión no deje de contemplar la imagen y el bello rincón de la Vía Sacra.

Un rincón especial en Compostela: Vía Sacra y la Iglesia de San Paio
Comentarios