La residencia digital, una oportunidad para los emprendedores

Estonia, uno de los países que mejor se ha desarollado digitalmente. Intel.
Estonia, uno de los países que mejor se ha desarollado digitalmente. / Intel.

Estonia es un pequeño país vecino de Rusia y Letonia que está empleando un nuevo programa de emprendimiento para los jóvenes tecnológicos.

La residencia digital, una oportunidad para los emprendedores

La residencia digital es un nuevo método de captación de trabajadores que está utilizando Estonia para convertir a las personas en ciudadanos legales de su país, sin necesidad de que estos vivan allí. La iniciativa tiene como objetivo, captar nuevos emprendedores que estén dispuestos a invertir en el país de poco más 1,3 millones de personas.

Los beneficios que ofrece Estonia son amplios y seductores. Los emprendedores podrán abrir una empresa con posibilidad de operar en la Unión Europea sin la necesidad de tener la nacionalidad de alguno de los 28 países que la conforman. La reforma del país báltico lo coloca nuevamente como una de las naciones digitalmente más avanzadas del planeta.

"La residencia digital permite a cualquier persona establecer un negocio con base en la Unión Europea y utilizar nuestra avanzada infraestructura digital para manejarlo desde cualquier lugar del mundo", explicó en su blog el director de programas del proyecto, Gaspar Korjus. La iniciativa no aporta la ciudadanía, ni otorga la visa, pero si permite que los empresarios utilicen sus bancos para que puedan acceder al dinero seguro y construir empresas sólidas que puedan contribuir a la economía del país.

Hasta ahora, más de 270 emprendedores latinoamericanos han pedido la residencia digital para poder invertir en el país. La mayoría proviene de Argentina, Brasil y México; pero los datos oficiales señalan que también hay personas de El Salvador y Nicaragua.

El gancho de la residencia digital está en que olvidan la burocracia. Todos sabemos que abrir cualquier tipo de negocio, puede ser bastante molesto por la cantidad de cosas que exige la ley. Pero Estonia ofrece abrir un negocio, sin la necesidad de contar con un directorio local, a la par permite acceder a los servicios bancarios y al pago online, así como pagar impuestos por Internet y poder firmar documentos sin necesidad de estar en el país.

La iniciativa nació en 2014 y hasta ahora, ha captado a más de 20.000 residentes digitales que han abierto unas 3.000 empresas. Lejos de estar satisfechos con su logro, los responsables del proyecto desean captar a muchas más personas; prevén que para el 2025, ya tendrán a más de 10 millones de residentes digitales.

La residencia digital, una oportunidad para los emprendedores
Comentarios