Buscar

MUNDIARIO

El reino suevo de Galicia puede considerarse el primer Estado de Europa

En el siglo V, a la caída del Imperio Romano, llegan a Galicia los Suevos, creando el Reino de Galicia, primer estado de Europa. MUNDIARIO inicia la publicación de una historia de Galicia revisada.

El reino suevo de Galicia puede considerarse el primer Estado de Europa
Los suevos, en el noroeste de Hispania. / ifc.dpz.es
Los suevos, en el noroeste de Hispania. / ifc.dpz.es

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

El autor, JUAN RAMÓN BALIÑAS, es colaborador y analista económico de MUNDIARIO, donde también escribe sobre el Camino de Santiago. @mundiario

Los Reyes de Galicia a través de la historia. Estas tierras del noroeste de la península están habitadas desde el Paleolítico Superior  por  los Oestrymnios, primeros ocupantes, llamados así por los romanos (entre otros Avieno en el siglo IV de nuestra era). Después llegaron otros pueblos a establecerse en esta tierra. En el siglo VI a.d.c., llegan los Celtas llamados saefes o serpientes. Pueblo indoeuropeo que introduce en Galicia el uso del hierro y  la cultura Hallstat, la cultura castrense, su modo de vida.

Mas tarde, en el año 183 antes de Cristo, llegan los romanos. A la cuarta provincia creada por Augusto al dividir la Tarraconense, el emperador Diocleciano en el año 214 le da el nombre de Gallaecia que significa Terra dos Celtas, provincia romana formada por los “conventos” de Lugo, Braga y Astorga. Es importante señalar que los romanos dejaron en Galicia una nueva organización territorial, un nuevo idioma y una nueva religión, el cristianismo. Al marcharse, no obstante se siguió transmitiendo por el pueblo estos nuevos valores.

Luego llegan los Suevos. En el siglo V a la caída del Imperio Romano llegan a Galicia los Suevos. Con un acuerdo, ”Foedus”, con el emperador romano Honorio forman el Reino Suevo de Galicia, considerado el primer estado de Europa. Los primeros Reyes de Galicia son los Suevos:

1º Hermerico (417-438), luchas con los bárbaros asdingios. Ocupa toda Galicia, reino en Braga.

2º Requila (438-448). Conquista Mérida.

3º Requiario (448-456), luchas con los visigodos. Se convierte al catolicismo. Acuña moneda.

4º Maldrás (456-460). División del Reino Suevo de Galicia, reina en el Sur.

5º Frantanes(459-459). División del Reino Suevo de Galicia, reina en el Norte.

6º Frumario (460-464).

7º Remismundo (464-500), profesa el priscilianismo.

8ºTeodomundo (500-550).

9º Carriarico (550-559). Conversión al catolicismo.

10ºTeodomiro (559-570). Todo el reino es cristiano. I Concilio de Braga. Capital en Orense.

11ºMiro (570-583). II Concilio de Braga. I Concilio de Lugo.

12º Eborico (583-584). Luchas civiles.

13ºAudeca (584-585). Los visigodos anexionan el reino.

Los Suevos son absorbidos por los Visigodos quienes son derrotados en el 711 por los Árabes a su llegada a la península. En el año 714 don Pelayo, con la nobleza visigoda,  empieza la reconquista en  Asturias, en numerosos tratados de la época aparecen los caudillos y reyes asturianos como reyes de Gallaecia, pero los historiadores centralistas han tratado, sin conseguirlo, de borrarlo de la historia.

Llegamos a la Edad Media. No hay duda que la Reconquista empezó en Asturias, pero de ahí a decir que desde allí empezó a establecerse un reinado en la península, va un abismo. Primero por que Asturias era parte de Gallaecia, desde la actual Santander hasta la desembocadura del Duero por la costa, y desde Braga hasta Astorga y Lugo por el interior. Segundo por que los escritos de la época, tanto árabes como francos, hablan de caudillos (desde don Pelayo hasta Bermudo II y reyes de Gallaecia, desde Alfonso II el casto, pero ya mucho mas antes  se conocía por todos el Reino Suevo de Gallaecia. Alfonso I, caudillo asturiano desde 739-757 incorpora el “convento lucense” contra la idea de los nobles gallegos. A partir de esta fecha se suceden diversas sublevaciones de Galicia contra el poder de fuera.

Señalamos un hecho importante para Galicia: el descubrimiento de los restos del Apóstol Santiago en terrenos de Iria Flavia en el año 813. Supuso para nuestra tierra la peregrinación desde Europa, El Camino Francés o de Santiago, la unión de Galicia y Europa a través del Camino en todas las épocas.

Veamos otros reyes de Galicia. ¿Quiénes fueron exclusivamente reyes de Galicia en esta época? No se conoce por que arte de magia o por malas intenciones (tal vez para unificar la historia en una sola vista desde el centralismo), los historiadores españoles han tratado de  ocultar los reyes gallegos desde el inicio de la historia, a pesar de que Galicia muestra unos signos diferenciales respecto a los demás pueblos de la península, basada en escritos y documentos. Tenemos un  ejemplo el de la “Historia Francorum”, de Gregorio de Tours en la que cita “Regnum Galliciae”. Continuando con la numeración desde los reyes Suevos:

14º Ordoño I de Galicia (904-914). En el año 904 Alfonso III el magno, educado en Santiago en 860,  reparte el trono entre sus hijos y  cede el trono de Galicia a Ordoño, que lo ocupa hasta que es nombrado rey de León el año 914 al morir su hermano.

15º Sancho I Ordóñez de Galicia (925-929), hijo de Ordoño II,  quien recibió el cetro en la catedral de Santiago el año 925 por el obispo Hermenegildo,  hasta el 929 en que muere.

 16º Bermudo I de Galicia (982-984), fue proclamado rey por los gallegos, y coronado en Santiago el año 982, hasta el año 984, en que derrota a su sobrino Ramiro III asumiendo el de León. Su hijo Alfonso V fue educado en Santiago por el conde Menendo Rodríguez

17º García I de Galicia (1065-1072), hijo de Fernando I de Castilla, coronado en la catedral de Santiago por el obispo Cresconio, estableció su corte en Rivadavia el año 1065 hasta 1072, en que le usurpa el reino su hermano Alfonso VI.

Condado de Galicia.- Doña Urraca recibió el condado en la catedral el año 1092, hasta el año 1107, en que es nombrada reina de Castilla y León a la muerte de su padre. Vive en Santiago hasta 1109 en que muere don Ramón.

18º Alfonso I de Galicia (1111-1126), coronado el año 1111 por Gelmirez en la catedral de Santiago a la edad de 7 años, educado por Pedro Froilaz el conde de Traba y su esposa Mayor Guntroda Rodríguez hasta el año 1126, en que muere su madre doña Urraca, entonces se olvida de Galicia, de Gelmirez y del conde de Traba, su valedor fiel, al que ni siquiera invita en la toma de posesión de León y Castilla.

Mejores recuerdos dejan en Galicia los reyes Fernando II y Alfonso IX, de León y Galicia, estos son dignos de llamarse reyes gallegos, aunque no fueron coronados en Galicia, fueron educados en esta tierra, a la que otorgaron muchas concesiones y pidieron ser enterrados en la catedral Compostelana. Fernando era hijo de Alfonso VII y de doña Berenguela, a su muerte divide el reino entre su hijo Sancho, al que deja Castilla y Alfonso IX, al que deja León y Galicia, pero al morir Sancho, es nombrado Fernando III (hijo de Alfonso IX) rey de Castilla. Fernando fue educado en Galicia en 1155  por el conde Fernán Pérez de Traba en Sobrado,  casa con la hija de Afonso Enriques, doña Urraca de Portugal, reinando con 20 años, concedió fueros a las ciudades gallegas, era generoso con Galicia, murió en 1188 y quiso ser enterrado al lado de su madre en la catedral de Santiago. Le sucedió su hijo Alfonso IX, armado caballero en la catedral en 1197 por el obispo Suárez de Deza, educado en Sobrado por la hija de Fernán Pérez de Traba, Urraca Fernández en 1180,  reinando en Galicia desde 1188 a 1230 en que murió en  Sarria.

El rey de Castilla era hermano de doña Berenguela, pero al morir pasó el reino al hijo de Alfonso IX de León y Galicia, Fernando III el santo, de 16 años,  a quien su padre deshereda para que no se uniesen los reinos de Castilla con León y Galicia. Alfonso IX deja entonces el reino de León y Galicia a sus hijas Sancha y Dulce, éstas ceden el reino a Fernando III  y desde entonces Galicia ya no volvió a tener reino separado, una oportunidad perdida para seguir establecida como nacionalidad propia, separada de Castilla, y mas tarde  del centralismo, como hizo Portugal, entonces el sur de Galicia.

(Continuará)