Rebajar la factura de la luz: sí, se puede

Bombilla.
Bombilla.

El abaratamiento real de la factura de la electricidad se consigue contratando tarifas de luz competitivas, personalizables según las exigencias de cada cliente y, muchas de ellas sin la necesidad de cambiar los hábitos.

Rebajar la factura de la luz: sí, se puede

El pasado año 2022 el precio de la luz alcanzó un máximo de récord en toda la historia, cerrando 209 euros/MWh de media. La factura media mensual que pagaron los consumidores alcanzó los 105,48 euros, es decir, un 34% más que el año anterior.

En 2023 se espera que los precios de la luz se. Sin embargo, esto solo son previsiones de expertos que siguen abogando por la incertidumbre, una tónica generalizada en 2022 y que, parece, perdurará este año. De ahí que muchos consumidores estén optando por tarifas de luz que les permitan ahorrar.

Actualmente, está en vigor un paquete de medidas que se mantendrán durante todo este año, siendo dos las más destacables por afectar a todo el conjunto de la población y no solo a colectivos:

1. Una rebaja del IVA en la factura eléctrica del 5%

2. Una rebaja del Impuesto de la Electricidad del 0,5%

A pesar de ello, el abaratamiento real de la factura de la electricidad se consigue con tarifas de la luz competitivas, personalizables según las exigencias de cada cliente y muchas de ellas sin la necesidad de cambiar los hábitos. Las tarifas más demandadas son aquellas que no tienen permanencia y las que permiten elegir el consumo de energía renovable certificada por la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia).

Respecto a la Tarifa nocturna de luz, los consumidores han visto cómo la franja de las 21:00 horas a las 23:00/00:00 horas ha sido y es una de las más caras. Anecdótico fueron las “bromas” sobre tener que poner la lavadora a las 3 de la madruga, una de las horas más económicas en las 24 horas que tiene un día. Sin embargo, es más operativo cambiar de compañía y/o de tarifa, que adaptar a horas intempestivas ciertos hábitos de limpieza. Existen en el mercado tarifas de la luz nocturna sumamente sencillas de entender, como las de Podo, con dos períodos de franjas horarias. La de invierno: un período valle de 22:00h. a 12:00h. y un período punta de 12:00h. a 22:00h. La de verano: un período valle de 22:00h. a 13:00h. y un período punta de 13:00h. a 23:00h. Con una factura sencilla de entender, una cuota fija y precios ajustados para aquellos cuyo consumo de luz se produce mayoritariamente por la noche.

En definitiva, si el consumir realmente quiere ahorrar en la factura de la luz, conviene tomarse tiempo para comparar ofertas y compañías y decidirse después a dar el paso del cambio.

Rebajar la factura de la luz: sí, se puede
Comentarios