Reapertura de los centros deportivos en Galicia tras una larga espera

Profesionales de la actividad física / Pixabay, PNG EGG y archivo de  Manu Jiménez.
Profesionales de la actividad física. / Pixabay, PNG EGG y archivo de Manu Jiménez.
Los profesionales del ejercicio físico siguien haciéndose la misma pregunta: "¿cómo es posible que nos hayan dejado prácticamente hasta el final a la hora de abrir?"
Reapertura de los centros deportivos en Galicia tras una larga espera

La ansiada reapertura de los centros deportivos en Galicia. La Xunta de Galicia, tras finalizar la reunión del comité clínico y la consiguiente comparecencia de Alberto Núñez Feijoo, ha confirmado que los municipios de nivel 2 y nivel 3 pueden abrir sus instalaciones deportivas desde el viernes. A la espera que salga publicado el DOG ratificando las nuevas medidas y especificando en mayor medida cualquier detalle a mayores, esto supone una alegría para todos aquellos profesionales que se dedican a brindar salud a sus clientes.

Ahora bien, muchos de estos profesionales siguen mostrando su malestar y disconformidad con las medidas que se les impusieron preguntándose lo siguiente: conociendo los beneficios que aporta el ejercicio físico sobre la salud de la gente y la (tan esperada) esencialidad que supone este sector, ¿cómo es posible que se hayan retrasado tanto en llevar a cabo esta iniciativa? 

El autor del presente artículo no duda de las buenas intenciones del Comité Clínico en el que se basó la Xunta de Galicia para imponer las restricciones llevadas a cabo a finales de enero y reconozco que son decisiones complejas de analizar; sin embargo, me hago la siguiente pregunta: ¿dispone dicho comité de profesionales competentes dentro de la rama de la actividad física? De no ser así, es posible que si contasen con personal cualificado del sector físico y deportivo, el rumbo sería bien diferente a la hora de marcar las restricciones en lo que respecta a los centros donde se imparte actividad física. En el caso de que dispongan de personal formado en dicho colectivo, es probable (con todos los respetos) que deban plantearse realizar alguna reestructuración en la plantilla.

Mujer haciendo sentadillas.  RR SS.

Una mujer haciendo sentadillas.  / RR SS.

Debido al cierre de gimnasios y centros de entrenamiento personal y actividades colectivas reducidas, infinidad de personas se quedaron sin los recursos necesarios (material, motivación, junto con la dirección y revisión por parte de un profesional competente) para continuar realizando ejercicio físico. Personas que realizan actividad física por prescripción médica (ya sea para prevenir episodios de dolor, crisis de ansiedad o depresión, fomentar la pérdida de peso ante casos clínicos de alto riesgo, o como simple sustituto para dejar de fumar o evitar comerse hasta las migas de la alacena...) se quedaron sin su "centro de salud". 

A causa de estas restricciones y el cierre de los gimnasios, muchos abandonaron sus hábitos saludables de actividad física y otros tantos decidieron centrarse únicamente en caminar (por favor, ¡no basta solo con caminar!), con el riesgo de que se presenten síntomas de flaqueza durante el paseo y se hagan paradas esporádicas en ("centros de actividad esencial") algún estanco para comprar tabaco, una tienda de golosinas para cubrir la dosis de azúcar que le pide el cuerpo y, para finalizar, una parada en McDonald's para llevarse a casa un McFlurry de Oreo con sirope de chocolate para tomarlo en el sofá mientras se ve toda la programación posible de Netflix que su capacidad cognitiva es capaz de asimilar.

La Covid-19 y su repercusión en los centros deportivos

Es de común conocimiento que la pandemia protagonizada por la Covid-19 está afectando a diferentes sectores. Situando a los gimnasios como uno de los sectores particularmente afectados (y sin ánimo de hacer un análisis ni agravio comparativo de todos ellos), ¿qué ocurre con el gremio de las “instalaciones deportivas”? Estas actividades poseen un factor crucial pudiendo llegar a considerarse como los verdaderos centros de salud, aquellos que se encargan de optimizar la salubridad mediante la prescripción y correcta ejecución de ejercicio físico.

Este sector se ha visto tan damnificado por unas medidas tan incomprensibles como injustas que, por esta razón, la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) ha tomado cartas en el asunto (hace aproximadamente cerca de un mes) y ha iniciado una demanda reclamando los daños y perjuicios sufridos por la huella que está generando las decisiones impuestas por las autoridades competentes frente a la Covid-19, solicitando la cantidad de 1.195 millones (que se equipara a los ingresos que dejó de obtener en comparación con el año 2019).

“El Dr. Ángel Bigas (especialista en medicina del deporte) asegura que se calcula que el 30% de las personas que practican ejercicio lo hace por recomendación o prescripción médica. Por lo tanto, en su papel como facultativo, afirma que son los principales damnificados por el cierre de los gimnasios”

El sector también solicitó un plan de ayudas que contribuya a paliar el impacto económico del cierre prolongado de los centros deportivos, ya que de continuar así, el 44% de las instalaciones se verán obligadas a cesar su actividad. Las propias autoridades han reconocido en sus informes que uno de los sectores con menor índice de generación de brotes de toda España es el de los gimnasios: de 14.461 contagios, solo se observaron 75 personas contagiadas en un gimnasio, un 0,52% de la muestra, según datos de Antoni López Tovar.

“¿Sabías que el cierre de los gimnasios y centros deportivos agrava la carga asistencial de ambulatorios médicos públicos y privados? ¿Qué puede conllevar esto? Un desafortunado aumento del gasto público en sanidad”, proyecta Bigas.

El propio Vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, se ha apoyado de estudios internacionales y nacionales que demuestran que menos del 0,3% de los casos se producen en los gimnasios, afirmando que son entornos seguros donde apenas se producen contagios, recordando que están invirtiendo mucho dinero en seguir siendo lugares seguros.

“Las empresas ya desesperadas, argumentan de forma contrastada que el riesgo de contagio en sus instalaciones es mínimo, pero no consiguen doblegar la postura de las administraciones y los dirigentes de quien dependen las decisiones de especial trascendencia”. 

El IVA en los centros deportivos

Siguiendo la línea de solicitaciones, Ignacio Aguado ha hecho llegar al Gobierno recientemente —mediante una carta al ministro de Cultura y Deporte (José Manuel Rodríguez Uribes)— que se tome la decisión de reducir el IVA del 21% al 10% en lo que respecta a los servicios vinculados a la actividad física y deportiva.

“Esta actividad no se puede parar porque supondría una ruina para la salud y para la economía”, reitero Ignacio Aguado. "Somos un sector esencial que prestamos un servicio que mejora la salud de las personas, pero no se nos trata como tal. Pedimos algo muy razonable: que la práctica de ejercicio físico deje de considerarse una actividad de lujo imputada con un IVA del 21%, el tipo impositivo máximo que hay en nuestro país", ha dicho Adolfo Ruiz Valdivieso, presidente de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID).

Iva / Pixabay

IVA. / Pixabay.

 

Ejercicio físico, el salvavidas que no se tiene en cuenta

Centros de entrenamiento personal y actividades colectivas reducidas, así como los gimnasios, son unas instalaciones que debería considerarse como un sector primordial (parece que ya se inició el primer paso), ofreciendo, sin lugar a duda, un servicio de salud y calidad de vida. Sin embargo, la realidad es bien distinta y, por desgracia, están pasando completamente desapercibidos antes las administraciones de las que dependen las decisiones de mayor trascendencia.

“En la actual época de confinamiento, La actividad física es importante para conseguir un buen estado inmunológico de nuestro cuerpo, que ayude a una buena respuesta a la administración de vacunas y tratamientos médicos anticovid", señala Bigas.

El Dr. Ángel Bigas considera que las restricciones generales a centros deportivos están siendo excesivas, afirmando que con un buen programa de tests rápidos de antígenos, a la entrada de gimnasios y centros deportivos, se podrían establecer unas restricciones más localizadas. También asegura que los perjuicios que están experimentando las personas habituadas al ejercicio físico pueden extenderse en el tiempo por la inactividad.

Se conoce que un tercio de las muertes que se producen en España puede ser evitadas manteniendo unos correctos hábitos saludables, según lo informado por Laura G. Ibañes. Fíjense en las siguientes cifras:

> 67.000 se deben al tabaquismo.

> 52.000 están vinculadas a la mala alimentación.

> 32.000 al consumo de alcohol.

> ¿Y el sedentarismo? Pues más de 52.000 vidas se relacionan con la inactividad física. La falta de actividad física podría conducir a un aumento anual de hasta 11,1 millones de nuevos casos de diabetes tipo 2 y provocar más de 1,7 millones de muertes en todo el mundo.

El Dr. José Viña (65 años), es catedrático de Fisiología en la Universidad de Valencia y, desde hace 30 años, dirige un grupo multidisciplinar dedicado a investigar cómo mejorar la vida en la vejez. Asegura que la eficacia de la actividad física puede retrasar la dependencia y mejorar la calidad de vida en la vejez.

Beneficios del ejercicio físico 

En un artículo anteriormente publicado en Mundiario, se han argumentado varias razones (y podría ampliarse dicha lista) por las que los centros que imparten actividad física deberían considerarse como un servicio esencial (precisamente por los múltiples beneficios que se pueden obtener de esta y los perjuicios que conllevan su ausencia). Estos centros poseen la enorme responsabilidad de mejorar la salud y calidad de vida de las personas. Por ejemplo:

> Se preocupan de reducir los riesgos de mortalidad prematura.

> Ayudan a las personas mayores a mantener el equilibrio físico y psíquico (lo que disminuye el riesgo de caídas y lesiones relacionadas, muy comunes en dicho colectivo).

> Mejoran la actividad cognitiva y ayudan en el tratamiento de la demencia, en general, mejora de la salud mental.

> Disminuyen la mortalidad por enfermedad cardiovascular.

> Optimizan la funcionalidad y ayudan a afrontar diversos tipos de cáncer.

> Es una herramienta imprescindible a la hora de perder y mantener el peso.

> Disminuye el dolor crónico en patologías osteomusculares, como fibromialgia, lumbago y artrosis.

Y un largo etc.

Conociendo esto, permitidme que os muestre la cruda realidad, lo curioso que resulta (a la par que indigerible) que la práctica de ejercicio físico lo consideren algunos como “una actividad de lujo”.  A pesar de las persistentes llamadas de atención de los profesionales que se dedican a este gremio, la práctica deportiva en España se grava con un 21% de IVA (hasta 2012 fue con un 8%), el mismo porcentaje que se aplica al consumo del tabaco o el alcohol.

Para mayor sorpresa, si echamos una ojeada al diccionario de la RAE, nos encontramos con que el término de salud pública está considerada como: "Conjunto de condiciones mínimas de salubridad de una población determinada, que los poderes públicos tienen la obligación de garantizar y proteger". Con mayor motivo, me parece completamente ofensivo e inadmisible que se hayan tomado estas medidas con un gremio que no tiene otro fin que fomentar la salud y bienestar de las personas.

La importancia de los profesionales del ejercicio físico

Por su parte, José Ignacio Hernández (presidente del COLEF de la Rioja) argumenta que la actividad física guiada por un profesional favorece la salud y, por otro lado, de esa manera se garantiza que las personas puedan realizar el ejercicio físico con seguridad. Los estudios recogen que el contagio por coronavirus mientras se hace deporte es "mínima", tanto al aire libre como en las instalaciones deportivas, recalca. De igual manera, cree que las medidas restrictivas se deberían llevar a cabo en función de cada instalación y de las actividades que en ellas se realizan.

¿Sabéis qué otra pandemia se incrementó durante el confinamiento?

Después de períodos prolongados de confinamiento, se están observando en las consultas médicas de traumatología y medicina deportiva un aumento de visitas por dolores musculares y óseos provocadas por la atrofia muscular en todo el cuerpo y el sobrepeso, destaca Bigas. El propio Consejo General de la Educación Física y Deportiva (COLEF), en un manifiesto muy bien elaborado, argumenta que un gran porcentaje de población han disminuido la actividad física, por lo que se aumentó otra pandemia existente, como es el sedentarismo.

Persona con sobrepeso. / Unsplash

Una persona con sobrepeso. / Unsplash

¿Sabéis que ocurrió con muchas personas que entrenaron por su cuenta durante el confinamiento?

Pues que se produjo un aumento de las lesiones derivadas de la práctica de ejercicio físico sin la supervisión de profesionales, aspecto alertado por médicos especialistas. Pero es que también, una vez que se pudo salir a la calle, el personal médico observó un aumento de las lesiones y eventos derivados de una falta de progresión y adaptación adecuadas. La práctica físico-deportiva sin supervisión y autogestionada comporta mayores riesgos y no tiene la misma efectividad que aquella bajo la supervisión de personal cualificado, jugando un papel fundamental para reducir el riesgo de lesiones (COLEF).

Actividad esencial, ¿un primer paso hacia la salud?

Afortunadamente, hace unos pocos días se aprobó una Proposición No de Ley presentada por la Comisión de Cultura y Deporte del Congreso declarando la actividad física y el deporte como una actividad esencial. Este paso al menos corrobora la importancia que supone en líneas generales el fomento del ejercicio físico en la población y, de una manera más específica, dentro del contexto de la pandemia sanitaria del COVID-19. En palabras del Consejo General de la Educación Física y Deportiva (COLEF), esperamos que esta iniciativa cobre la relevancia que se merece y que sirva para que tanto el Gobierno de España como los diferentes Gobiernos autonómicos ofrezcan alternativas al cierre de instalaciones.

Y como colofón a este artículo, lanzo una última reflexión: ¿Es posible que este progreso llevado a cabo en el Congreso suponga en un futuro (esperemos que no muy lejano) el emplazamiento generalizado de los profesionales del ejercicio físico dentro del ámbito sanitario? Ojalá se cumpla... Salud a todos. @mundiario

Reapertura de los centros deportivos en Galicia tras una larga espera
Comentarios