El realismo artístico invade Talavera de la Reina

Calviño ante la obra expuesta.
Mary Carmen Calviño Iglesias ante sus obras. / Mundiario

Cada autor con su imaginación y su buen hacer muestra los distintos caminos que nos llevan hasta la obra de arte sin apartarse  del estilo realista que la identifica.

El realismo artístico invade Talavera de la Reina

El realismo en su máximo esplendor se adueña del Centro Cultural Rafael Morales en Talavera de la Reina. Sus instalaciones son desde el 24 de febrero al 20 de marzo el marco ideal para dar cobijo a una manifestación artística sin precedentes, nada más y nada menos que el III certamen  Internacional de pintores y escultores realistas, de la mano del incombustible Eugenio Fernández Díaz, más de 60 obras de diferentes autores nacionalidades e internacionales se dan cita en  este evento mostrando lo más granado de su quehacer artístico.

La concejala de Servicios Sociales, Lucia Pérez,  asistía este viernes a la inauguración de esta muestra cuyo título ”Ver lo que miramos” explicita claramente el estilo en el que se encuadra la misma. Entre todos ellos, una gallega, la herculina Mary Carmen Calviño Iglesias –colaboradora de MUNDIARIO– a la que han seleccionado dos obras de su autoría, Frutos en el jardín y Reflejo a la luz de una vela,  títulos de los trabajos con los que esta artista participa.

Cada autor con su imaginación y su buen hacer muestra los distintos caminos que nos llevan hasta la obra de arte, sin apartarse  del estilo realista que da nombre a dicha manifestación.

Pintar es transformar los sueños, las emociones, los recuerdos, la esencia de los pensamientos. Llegar con el color y las formas a la sorpresa y la magia. Transmitir al papel o al lienzo todo aquello que el creador sabe que existe, unas veces en la realidad y otras, las más, en la imaginación. Por ello, la intuición y los sueños son fundamentales para el estudio de la composición y la creación artística. Cada pincelada o cada golpe de buril es un acto de voluntad creadora. Ver lo que miramos, de eso se trata la exposición, de ver un cuadro, que no tengan que contarte lo que tú puedes ver y disfrutar. Esta simbiosis entre el creador y el admirador de la obra de arte hacen que fluyan las emociones, y en cada una de ellas hallamos una línea de equilibrio que habla de vivencias recreativas.

La exposición de tema libre constituye esa correa de transmisión de grandes valores internos y externos, donde la técnica supera la realidad y la variedad, demostrando una vez más, que el arte, es perfección y conductor de emociones.

El realismo artístico invade Talavera de la Reina
Comentarios