¿Quienes son las víctimas del Efecto Matilda?

MujeresO
Katherine Johnson, Margaret Hamilton y Esther Lederberg. / NASA, Museo del MIT y Wikimedia Commons

La historiadora americana de ciencia Margaret W. Rossiter publicó en 1982 el libro Women Scientists in America, donde presenta a mujeres que fueron olvidadas o apartadas de sus logros científicos.

¿Quienes son las víctimas del Efecto Matilda?

A finales del pasado año fue estrenado Hidden Figures (Figuras ocultas), una película que narra la vida de tres mujeres afroamericanas que lograron superar el machismo y el racismo que reinaba en 1961. La película, alabada por la crítica, nos sitúa en una época en donde las minorías no tenían voz y solo cumplían con el cometido por el cual eran solicitados.

Las heroínas poco conocidas hasta ahora son Katherine Johnson, una genio de las matemáticas cuyos logros abarcan el ser la primera mujer de color en graduarse de la Universidad de Virginia Occidental y de realizar estudios de postgrado, calculó la trayectoria del vuelo espacial de Alan Shepard, calculó la órbita alrededor de la Tierra de John Glenn y la trayectoria del vuelo del Apolo 11 hacia la Luna.

Dorothy Vaughan es otra de las heroínas, una mujer matemática que lucho por los suyos, se especializó en el manejo de las computadoras y en el lenguaje de programación FORTRAN. Ayudo a formar a mujeres blancas y negras para que no perdieran sus trabajos ante la inminente aparición de las computadoras, convirtiéndolas en programadoras de alto nivel de la NASA.

La primera ingeniera mujer de la NASA, fue Mary Jackson, quien rompió con cualquier esquema al solicitar una petición al ayuntamiento de Hampton para poder asistir a clases nocturnas en una universidad únicamente de blancos. Luego de ser ascendida a ingeniera aeroespacial en la NASA, continuó su trabajo en diversas misiones y a lo largo de su vida trabajó para ayudar a mujeres y a minorías.

Sus trabajos nos fueron reconocidos hasta mucho tiempo después, solo Katherine sobrevive y en 2015 a los 97 años recibió de parte del expresidente Barack Obama la Medalla Presidencial de la Libertad.

¿Por qué las ignoraron durante tanto tiempo?

El término acuñado por Rossiter hace referencia al Efecto Mateo, una denominación que el sociólogo Robert K. Merton utilizó para referirse a la poca cobertura que recibían los trabajos científicos de personas con un perfil poco conocido, en comparación con la atención que recibían los trabajos de personajes ya conocidos.

A su vez, Merton se basó en el trabajo de una mujer que formaba parte de su grupo de investigación, llamada Harriet Zuckerman. Irónicamente, Merton publicó un artículo denominado The Matthew Effec in Science, en donde explicaba con detalles la definición y efectos de Mateo, pero solo llega a hacer referencia de Harriet en notas del pie de página.

Rossiter decidió utilizar el término, Efecto Matilda, en honor a Harriet y a Matilda Joslyn Gage, una activista que a lo largo de su vida luchó por el derecho de las mujeres. En su libro, Rossiter manifiesta que la discriminación que han sufrido las mujeres hace que sus trabajos pasen a manos de otros, quienes toman el crédito y dejan a un lado a las verdaderas autoras.

Por lo general estas mujeres eran apartadas de sus trabajos, sus maridos tomaban el crédito o se les atribuía una mala fama, alegando que eran ellas quienes estaban robando las labores de los hombres.

Otras científicas olvidadas

Además de Katherine, Dorothy y Mary, hay muchas mujeres de diferentes nacionalidades y cualidades que han sido eclipsadas por una u otra razón, entre ellas:

> Grace Hooper

 Grace_Hopper

Grace Hopper. / Wikipedia

Fue una profesora de matemáticas, científica de la computación y militar estadounidense. Por mucho tiempo se dedicó a enseñar matemáticas, hasta que en plena Segunda Guerra Mundial logró enlistarse en las Fuerzas Armadas y pasa a trabajar con el comandante Howard Aiken, a quien no le agradó tener a su cargo a una mujer, pero luego de la ayuda de Grace con el primer ordenador electromecánico, el Mark I, empezó a tomarla en cuenta y darle su lugar dentro del grupo de investigación.

En 1952, luego de haber colaborado durante años en proyectos de Harvard y las Fuerzas Armadas, Grace logra crear su mayor contribución en la historia. En esos años las maquinas escribían en un lenguaje de cero y uno, por lo que está pionera creó el primer copilador de la historia, el cual se encargó de traducir el lenguaje máquina para que fuera más fácil su manejo.

En resumidas palabras, sin esta mujer fuera imposible que comprendiéramos como programar, ella logró que las computadoras funcionaran más rápido y que su lenguaje fuera universal.

> Margaret Hamilton

Es una ingeniera de sistemas, matemática y científica computacional; se le conoce por ser la creadora del término "ingeniera de software”.

Hamilton desarrolló el sistema de excepciones y carga asincrónica de tareas, un programa que fue crucial para lograr el primer alunizaje del hombre en la historia. Este sistema se encargó de desechar todas las tareas inútiles para que la nave pudiera aterrizar sin problemas. En 2016 recibe la Medalla Presidencial de la Libertad de parte del expresidente Barack Obama.

La lista de mujeres que han sido olvidadas es extensa, hay que mencionar a la microbióloga Esther Lederberg, pionera en el funcionamiento de los genes y cuyo trabajo ayudó a su marido Joshua Lederberg a ganar el Nobel.

La astrónoma y matemática Annie Maunder, quien tuvo que aceptar que sus trabajos fueran presentados con el nombre de su marido, debido a que en siglo XIX era inaceptable que una mujer fuera tan inteligente. Pero en 1916 logra ser una de las cuatro mujeres en formar parte de la Real Sociedad Astronómica, a ella se le atribuye la invención de la cámara con gran angular.

Lisa Meitner, Rosalind Franklin, Ida Tacke, Chien- Shiung Wu y Herrientta Leavitt; son solo algunas de las mujeres que la historia había olvidado pero que poco a poco han recibido el reconocimiento que merecen.

¿Quienes son las víctimas del Efecto Matilda?