Buscar

MUNDIARIO

Sociedad, tecnología o políticos: ¿quien promueve los cambios?

A lo largo de la historia todos los grandes cambios han venido de la sociedad o la tecnología. Los buenos politicos se limitan a administrarlos y los malos a boicotearlos

Sociedad, tecnología o políticos: ¿quien promueve los cambios?
Mujer pagando por internet. / Pexels
Mujer pagando por internet. / Pexels

Raúl Saavedra

Articulista e ingeniero industrial (+).

Cierto es que los grandes cambios se producen en determinadas circunstancias que los políticos crean. Así es difícil imaginar la Revolución Francesa sin la existencia de una monarquía absolutista ni la Revolución de 1917 sin la tiranía zarista en Rusia, pero el cambio duradero siempre lo produce el pueblo aunque otro gran cambio de la sociedad en cuanto a las costumbres sexuales, el vestido, la religión, o los objetivos vitales, vienen del Mayo del 68 cuya motivación no esté tan clara.

Lo que parece evidente es que lo único que puede producir cambios al márgen de la sociedad es la tecnología. Solo hay que recordar la revolución industrial o la expansión de la informática en los hogares que es en lo que me voy a centrar hoy porque en el siglo XXI todo deriva de ahí. Grandes cambios como las revoluciones del norte de África, o incluso el hecho de que desaparezca la demanda de huevos de jaula porque la sociedad demanda huevos de gallinas libres, y los granjeros estén liberando a sus aves, demuestran el poder de la sociedad pero también de las redes donde se difunde la información.

No hace ni 30 años que la única forma de comunicación no presencial era el teléfono fijo (el telex no cuenta). Los adolescentes podían pasarse horas colgadas al teléfono pero cuando tenían que estudiar solo había que suprimirles ese medio de distracción e imponerse a sus quejas, al "pues mis amigas....". Hoy ese mismo acto provoca cortar su comunicación verbal pero también la visual, la escrita, la música que siempre les acompaña, sus fotos, su cámara de video, sus juegos, sus contactos, su agenda, su despertador, su calendario, y hasta sus consultas en la red para disipar sus dudas o para ampliar sus conocimientos.

No resulta fácil a los padres tomar decisiones en que al suprimir los aspectos negativos de las nuevas tecnologías se suprimen también los positivos. Además la rebelión es mucho mayor porque el smartphone engancha, los jovenes y no tan jóvenes están permanentemente conectados y el silencio puede producir un "mono" tecnológico que requiera incluso tratamiento. Quizás el castigo más duro que hoy se pueda imponer a un joven sea quitarle el móvil por unas horas, siempre que esté habituado a él. 

No sabemos que futuro nos deparará esto pero será un mundo diferente, Otro de esos grandes cambios de la humanidad con un mundo dividido entre jóvenes a los que sus padres les han limitado mucho el uso del smatphone o tablet (mi sobrina lo deja en 1:30h a la semana) y han estudiado duro, saben varios idiomas y sus conocimientos están en la cabeza además de la memoria y la nube que utilicen, y otros que creen conocerlo todo porque saben decir "ok google" y hacer una pregunta que el movil responderá al instante. La diferencia entre los que han aprendido a utilizar la nueva tecnología como complemento a una mente desarrollada y los que no han desarrollado su mente porque hay una "nube" que se lo sabe todo. Globalmente saben lo mismo ¿pero saben utilizarlo igual? Seguramente no.

Y digo seguramente porque esto es tan reciente que aún no sabemos las consecuencias que no hemos experimentado. Los jóvenes no entienden el mundo de sus padres ni les entra en la cabeza y los padres desconocen el futuro de sus hijos ¿Cómo educar para un futuro a veinte años si el mundo cambia cada diez? Los PC que sustituyeron el trabajo de mecanógrafas, fotocopistas, secretariado, programadores, analistas, taquilleros, agencias de casi todo, dependientes, telefonistas y otras muchas profesiones por algo que hoy hacemos todos además de nuestro trabajo, no existían en nuestro País hace 30 años.

Internet llegó a nuestros hogares hace menos de 20, cuando se inventó aquello del ADSL que daría lugar a la popularización de las redes sociales hace una docena de años, y que la aparición de los smartphone y tablets hace 8 o 10, logró que llevemos en un bolsillo más conocimientos de los que tenia una gran biblioteca, claro que el bolsilo está cerca de muchos sitios pero no de la cabeza. Así, aquel teléfono móvil descomunal al que llamábamos "ladrillo" y supuestamente venía ayudarnos y se fue reduciendo de tamaño hasta ser una pequeña cajetilla con funda, pasó ahora a ser un elegante móvil que fue creciendo de tamaño hasta ser una mini tableta.

La conclusión es sencilla. Desviaciones hay muchas pero cambios de dirección solo los que provoca la sociedad con sus demandas o los individuos que crean cosas como el fuego, la rueda, Microsoft o Google. Todo lo que pasa en culpa o mérito nuestro ¿Que hacen entonces los politicos? Legalizar los cambios, dar cumplimiento a los anhelos de la sociedad y facilitar su logro, sobre todo administrar nuestros recursos buscando una justicia social que ayude a los menos agraciados. Lo que no pueden hacer es ir en contra de la corriente. En España lo vemos con el giro de las elecciones y encuestas.

La sociedad no entiende que se alarguen las políticas conservadoras, hay que adaptarse a los cambios y si los grandes partidos del bipartidimo no lo hicieron es normal que surjan otros nuevos que sepan como crear recursos en la nueva sociedad globalizada y los distribuya con justicia. Nada más ni nada menos. Los cambios, hasta los más pequeños como donde queremos que las gallinas pongan sus huevos, ya los hacemos nosotros. Los políticos buenos son los que saben poner en marcha los cambios y se adaptan a los tiempos y los malos los que buscan como pararlos, que nada se mueva, ni su silla. @mundiario