Buscar

MUNDIARIO

Querida Belén, yo también lo pasé fatal sacándome el permiso de conducción

Yo me siento identificado con Belén Esteban. Belén ha suspendido el teórico del coche y quiero compartir con la estrella de Telecinco mi experiencia con el carnet de conducir.

Querida Belén, yo también lo pasé fatal sacándome el permiso de conducción
Belén Esteban/ telecinco.es
Belén Esteban/ telecinco.es

Manuel García Pérez

Escritor y filólogo.

Yo me siento identificado con Belén Esteban. Belén ha suspendido el teórico del coche y quiero compartir con la estrella de Telecinco mi experiencia con el carnet de conducir. Los peores exámenes que he pasado en mi vida, Belén, han sido los del permiso de conducción: teórico y práctico. Los aprobé a la primera, pero después de cuarenta y cinco sesiones al volante. El profesor estaba desesperado, menos mal que existe el Trankimazin.

Te entiendo perfectamente, Belén, y no es coña nada de lo que cuento aquí. Tengo un Doctorado y dos carreras, además de un sinfín de méritos inútiles, pero el grado dificultad, de ansiedad y de incertidumbre que encontré al examinarme del permiso de conducción no es siquiera comparable al de mis Oposiciones.

Cada vez que subía al coche, parecía que iba a pilotar el Discovery. Los tests eran infernales, con esas preguntas de doble negación que me enajenaban del mundo: “¿No es verdad que no puede usted...?” Mi experiencia fue terrible y, después de quince años conduciendo, no he tenido multas ni un solo roce. Toco madera. Pero sigo cagado al subirme al coche.

Yo no conduzco un Nissan Micra de segunda mano, yo conduzco un Airbus. Me tiembla todo, me faltan ángulos de visión y llevo todas las luces puestas a todas horas. Parezco un after. En fin, Belén, tranquila, no eres la única que ha pasado por un mal momento. Al final se aprueba, pero llega algo todavía peor, Belén: aparcar en Torrevieja en el mes de agosto y las colas para pasar la ITV. Pero ese es otro cantar.