361314

Qué me queda cuando detrás de la lectura me aguarda el silencio del signo

Obra de David Talley.
Obra de David Talley.

Qué me queda cuando tras la lectura me aguarda el silencio del signo. No queda otra cosa que la ausencia de todo, la luz de los escombros.

Qué me queda cuando detrás de la lectura me aguarda el silencio del signo

Qué me queda cuando tras la lectura me aguarda el silencio del signo. No queda otra cosa que la ausencia de todo, la luz de los escombros.

 

A Vanesa, a Berta y a María

Tras las líneas de Husserl, el darse de modo absoluto y claro, el darse a sí mismo en el sentido absoluto. Somos diseminación de luz que irradia el fuego en cualquier inclemencia. Señales de adhesión que las células emiten para que actúen otras células. Sencillamente el viento estriando las benévolas esporas que fluyen hacia la nada. Al cerrar un libro, se expande la sombra de su recuerdo. Algunas palabras permanecen como claridad de aguas que vivimos. No esperes que tu cuerpo resista como otras fulgentes materias. El roce de una mano sobre el tronco hinchado es un acontecimiento perdido, incapaz de evocar tu otra mano.

Los seres que se olvidan mueren otra vez cuando sus rostros se borran de la sospecha. Un hombre desciende por la ladera con un bastón. Es firme el suelo. No hay bruma que oculte la extensión. Ese hombre es vuestro padre y ya no mira a los ojos.

Qué me queda cuando detrás de la lectura me aguarda el silencio del signo
Comentarios