La espada en la palabra

¿Qué valor tienen las humanidades en la era virtual?

Tecnología. / Mundiario
Tecnología. / Mundiario
¿Qué tienen que decirnos Sócrates, Platón, Dante o Quevedo en un mundo acelerado por las comunicaciones y el internet?
¿Qué valor tienen las humanidades en la era virtual?

Hace unos días leí un excelente artículo en El País de España, que titulaba “El relevante papel de las humanidades en un mundo cada vez más tecnológico”. La idea central era provocadora: en un mundo hiperdigitalizado, la historia, el arte, la música, tendrán la misma importancia que ayer, o incluso una mayor.

La Universidad Católica Boliviana San Pablo (Sede La Paz) ha implementado hace poco en su oferta académica la carrera de Filosofía y Letras. ¿Filosofía y Letras en un medio cada vez más técnico? ¿Qué tienen que decirnos Sócrates, Platón, Dante o Quevedo en un mundo acelerado por las comunicaciones y el internet? Pues quizá la respuesta esté precisamente en esa velocidad vertiginosa. En algunos aspectos, el mundo requiere ver atrás para valorar lo que se está perdiendo: la ética, las relaciones humanas, la sensibilidad artística y la estética, la reflexividad frente a los fenómenos circundantes, etc. La nostalgia por ciertas cosas del pasado es saludable porque nos recuerda que somos humanos y que, más allá de las redes sociales o los iPads, tenemos un corazón de carne que se contenta con ciertas otras cosas inmateriales.

¿Tiene un filósofo o un pintor algo que decirnos hoy? ¿Tendrá espacio en el mercado laboral de hoy en día? El mencionado artículo de El País hablaba sobre el tipo de empleados que están buscando empresas como YouTube. La directora ejecutiva de este sitio web, por ejemplo, estudió Historia y Literatura en Harvard. Y algo parecido ocurre con los cofundadores o principales directivos de LinkedIn y Flickr.

¿el mañana pertenece solo a los técnicos?

Hay quienes menosprecian los campos humanísticos, diciendo que el mañana pertenece solo a los técnicos. Pero ¿a qué parte llegaría un mundo con técnicos informáticos, ingenieros biomédicos e ingenieros en bioenergía solamente, sin literatos, filólogos o filósofos? Los primeros son eruditos de los ordenadores, las máquinas y los recursos naturales, pero los segundos conocen la condición humana y la naturaleza del hombre de todos los tiempos. Entonces, un mundo que vaya relegando a los profesionales humanistas, ¿no estaría condenado a deshumanizarse, a mecanizarse? Técnicos especialistas en áreas pequeñas, por un lado, y humanistas que, como decía Pascal, sepan un poco de todo y no mucho de un poco, deben complementarse de cara a los desafíos del mañana.

Una sociedad enfocada solo en el análisis de datos o la inteligencia artificial estaría destinada a la deshumanización. Por ello, las universidades, con el compromiso social que las debe guiar, deben reforzar las ramas humanísticas como la literatura, la historia del arte, la música, la historia o la filosofía, no solamente en sus carreras destinada a ellas, sino en todas las mallas curriculares que las contengan.

El machine learning (la técnica que explora que las computadoras aprendan por sí solas), o los algoritmos en internet, por ejemplo, conllevan problemas de ética. Como decía Albert Einstein, la ciencia sin ética y moral tiene como fin el desastre. Es por ello que las grandes corporaciones están valorando conocimientos de ontología y epistemología para sus contrataciones.

Las humanidades deben perdurar en los modelos educativos no solo por los aportes que le pueden brindar a la revolución tecnológica en cuanto a aspectos éticos, sino también porque no hay razón para que estén peleadas con ésta. Así, un soneto de Shakespeare puede ser leído en una tableta. Una partitura de Mozart puede ser estudiada en un teléfono. Una pintura de Rembrandt puede ser visualizada en un ordenador. Como dice el artículo de El País, «Scott Harley, inversor de Silicon Valley, escribe en su ensayo Menos tech y más Platón, publicado por primera vez en castellano en 2020, sobre la importancia de que las humanidades sean los pilares del avance científico». Eso lo dice todo. @mundiario

 

¿Qué valor tienen las humanidades en la era virtual?
Comentarios