¡Qué otra cosa podría ser la austeridad!

Aureola frente a las costas de California. / David Orias
Aureola frente a las costas de California. / David Orias

La austeridad se caracteriza por una compleja estructura narrativa que combina fantasía y realidad y donde el azar y la contingencia adquieren un protagonismo esencial.

¡Qué otra cosa podría ser la austeridad!

Estos Significados inéditos se mueven entre el aturdimiento y el autocontrol. El aturdimiento puede ser causado por un golpe, una explosión o un tormento. El autocontrol se nos ha escapado de la mente y se ha instalado a los mandos de un volante, hasta el día en que la conducción automática también lo haga innecesario. Ese momento significará el fin de la sabiduría estoica.

atolondrado. (de atolondrado + atolón). Aturdido en un atolón, después de una explosión atómica. Entre 1966 y 1974 Francia llevó a cabo 46 explosiones nucleares en los atolones polinesios de Mururoa y Fangataufa, deslocalizados a 17.000 kilómetros de la metrópoli. En septiembre de 1995, Jacques Chirac reanudó las pruebas, que volvieron a dejar graves secuelas radioactivas: una tasa elevada de nacimientos con malformaciones, una mayor incidencia del cáncer, una esterilidad por encima de la media y una importante contaminación de la fauna marina. Una forma muy chic de convertir los paradisíacos atolones en el retrete atómico del Pacífico. Eso sí, todo en nombre de la grandeur.

atomizar. (de a + Tom + izar). Izar a Tom, dejarlo caer y verlo reducido a pedazos. Secuencia a la que se reduce, en tantos casos, la vida.

atormentar. (de atormentar + mentar). Torturar a un reo para lograr la confesión de un nombre.

atrasar. (de atrasar + asar). Postergar la acción de hacer comestible un alimento tostándolo al fuego.

atribuir. (de a + tribu + ir). Ir a vivir con alguna tribu. Con otras, puede que a morir. Sea como fuere, atribuir es el sueño de cualquier antropólogo cultural.

atrofiar. (de atrofiar + fiar). Hacer que disminuya el grado de confianza que merece una persona. El comportamiento innoble es lo único que verdaderamente nos puede atrofiar.

aturdir. (de aturdir + urdir). Incapacitar a alguien -por ejemplo, mediante un golpe en la cabeza- para concebir una trama a la que, muy presumiblemente, se hubiera opuesto de haber sido consciente.

Audacia. (de Au, símbolo del oro + Dacia). Nombre del nuevo modelo de automóvil de la marca Dacia, correspondiente a la serie oro.

auditorio. (de auditorio + Audi). De entre el conjunto de asistentes a un concierto o a una conferencia, aquellos que específicamente tienen un vehículo de la marca Audi. Suelen rivalizar con los mercedarios, que son los que poseen un Mercedes.

aureola. (de áurea + ola). Ola dorada. Como las que capta en la costa del Pacífico el fotógrafo californiano David Orias, con grandes teleobjetivos y velocidades de obturación lentas.

auricular. (de aurum, oro + culo). cult. De culo dorado. Frente al bronceado tradicional, por los paseos y las aceras se impone la moda de los auriculares.

ausentarse. (de ausentarse + sentarse). Marcharse de un sitio donde se requería estar de pie a otro donde, al menos, se permite apoyar las nalgas sobre un banco o una silla.

austero. Dícese del estilo literario de Paul Auster. Por lo que respecta a sus relatos, la austeridad se caracteriza por una compleja estructura narrativa que combina fantasía y realidad y donde, frente a la previsible causalidad, el azar y la contingencia adquieren un notable protagonismo. Su poesía, de corte existencialista, se expresa a través de un estilo sereno de versos escuetos y minimalistas.

autocontrol. (de auto, abrev. de automóvil + control). Dominio que el conductor ejerce sobre los impulsos de un automóvil. Hoy en día, sin coche es imposible tener autocontrol.

autolesión. (de auto, abrev. de automóvil + lesión). Avería del coche, especialmente aquella producida al realizar una mala maniobra. Hay autolesiones que nos obligan a visitar el taller mecánico.

automatizar. (de autómata + izar). Subir a un autómata tirando de la cuerda de la que está colgado. En el caso de los robots actuales no hace falta automatizar sus subidas ni bajadas. Las realizan por sí mismos.

automatizarse. (de auto, por sí mismo + matizar). Hacerse matizaciones a uno mismo. En la medida en que las automatizaciones nos ayudan a precisar nuestras ideas, señalando diferencias no captadas con anterioridad, se convierten en aliadas del pensamiento. Tanto como lo puedan ser las matizaciones ajenas. Es con el aturdimiento cuando el pensamiento se nubla o extingue. @mundiario

¡Qué otra cosa podría ser la austeridad!
Comentarios