¿A qué nos someten en este país?

Mapa político de España.
Mapa político de España.
Sin embargo, las caras visibles del sistema parecen mover el país, pero son solo títeres de un empresariado propiedad de ancestrales patrimonios. / Relato literario.
¿A qué nos someten en este país?

La multitud obra como una sola, como las bacterias acaban devorando el pan sobrante. Tener pensamiento propio atrae a los problemas: la población vive seccionada de acuerdo a viejos rangos y deferencias. Nadie ha de ser auténtico, nadie vivirá su vida como la sienta. En cuanto la persona vislumbra sus derechos, la normativa la aprisiona en el rol social.

Tretas ancestrales para el engaño devienen confusión en el individuo, y es que el razonamiento está mal visto. El pueblo es un cúmulo de ganado cuyo instinto canaliza una vieja cultura.

Así, el poder- sabedor de mí- me estima peligrosa, cuando mis honestas voluntades obran con verdad. Mis conciudadanos respetan mi convivencia sin otorgarme confianza, los cuales viven presos de un amasijo de prejuicios y complejos.

Sin embargo, las caras visibles del sistema parecen mover el país, pero son solo títeres de un empresariado propiedad de ancestrales patrimonios (aristocracia vigente) que secuestran el progreso para darle forma de inmovilismo en pos de preservar su riqueza, de modo que ninguna persona extraña al organigrama alcance a enriquecerse u obtener voz propia.

Al amparo de una democracia prefabricada, la clase humilde vive al albedrío de sus aventuras en el desamparo: creen que son libres, cuando permanecen al margen de las decisiones políticas.

Las costumbres, con la mejora del bienestar, han cambiado; sin embargo, la estructura del Estado permanece inalterada desde hace siglos...

La evolución del ser humano es impedida por un patriarcado que oprime nuestra vida sentimental, ya que el sentir se relega a típicos hábitos, de modo que salirse de las costumbres es- para el sistema- enloquecer, y las sensibilidades las acogen como un signo de debilidad que cuenta con mala repercusión...

Así, es solo gracias a la Sanidad que mejoró la vida de las personas, cuando en grandes proporciones son infelices y acogen el "cambio social" que ofrece su derecho al voto con resignación y una aceptación que conlleva el miedo a la intervención de las fuerzas del orden.

Para que la persona exteriorice su personalidad, la constitución de las leyes no debiera ser punitiva sino sugestiva, ya que las instituciones seleccionan y categorizan a las masas civiles bajo la amenaza de la Justicia.

No somos libres. Tenemos concedidas pequeñas libertades de las que no tomamos mano por la transformación social, cuando la oligarquía española tiene de su mano la opción de suprimir tales concesiones... @mundiario
  

Comentarios