Buscar

MUNDIARIO

¿La publicidad es el quinto poder?

Desde luego es capaz de cambiar la jerarquía de valores de una sociedad, orientar gustos, modificar costumbres y crear necesidades.

 

¿La publicidad es el quinto poder?
La publicidad moderna necesita mostrar mejores y más complejos modelos de género. / RR SS.
La publicidad moderna necesita mostrar mejores y más complejos modelos de género. / RR SS.

Firma

Alfonso García

Alfonso García

El autor, ALFONSO GARCÍA, es columnista en MUNDIARIO y también escribe en El Correo Gallego. Es notario jubilado desde 2012 y autor de diez monografías sobre temas diversos. En 2017 publicó "Entre el odio y la venganza. El Comité Internacional de Cruz Roja en la guerra civil española” y ahora ultima “Algunos abuelos de la democracia”. @mundiario

Hablaba la semana pasada de la influencia social de los medios de comunicación y redes sociales, pero el poder de la publicidad no le va a la zaga. Observen con ojo analítico sus mensajes: protagonistas del mensaje –uso frecuente de los niños–; relación entre lo anunciado y el contenido del anuncio; respeto, o no, al principio de igualdad de género; facilidad, rapidez, sencillez y comodidad para conseguirlo todo –cuerpo 10, alegría, felicidad, idiomas, salud, energía– y, casi siempre, lo visual por encima de lo verbal y del verdadero contenido de lo que se transmite.

Empiezan por generar una necesidad o hacer deseable un producto o servicio, para que surja en el consumidor el deseo de satisfacerla; procedimiento a través del que se modifican referentes personales y jerarquía de valores y necesidades.

Para hacer algo deseable, se relaciona el producto o el servicio con un significado simbólico: el gimnasio, con la obtención de un cuerpo escultural; determinados alimentos o bebidas, con la salud; perfumes y cosméticos, con la belleza y el glamur; artículos relacionados con las tareas del hogar, con la alegría, la felicidad; comer juntos una pizza o un dulce ante la televisión, significa vida familiar; usar una determinada marca de café o  sopa nos identifica con el famoso que  protagoniza el anuncio; las burbujas de una popular bebida llegaron a relacionarse con la alegría y la felicidad. En resumen, nos dicen,  la felicidad se encuentra comprando.

Pero este  fomento del consumismo, que basa la vida en el materialismo, nunca nos deja satisfechos; es más  nos hace vivir en una  permanente ansiedad por alcanzar lo que nos ofrecen y en la  decepción, al no alcanzar los estereotipos  que nos proponen: belleza, familia, salud, fuerza, atracción sexual, felicidad, etc.

Se va intensificando  la publicidad del juego en televisión y en Internet, disponible para adultos, niños y jóvenes. Para ello utilizan chicas esculturales, famosos de medio pelo, futbolistas, periodistas y actores; conceden un crédito para empezar a jugar; con la inocente apariencia de  las competiciones deportivas o cualquier otro evento. Resultado: el número de anuncios sobre juego online se ha multiplicado por nueve desde el año 2014.

Lo mismo que se prohibió en su día la publicidad sobre el tabaco y las bebidas alcohólicas, debería prohibirse la publicidad del juego y aumentarse la imposición fiscal  sobre sus ganancias. @mundiario