De cómo una proteína de la sangre podría controlar la progresión del Alzheimer

Células de sangre. / Karolinska Institutet.
Células de sangre. / Karolinska Institutet.

Los científicos han demostrado que una proteína que se encuentra en la sangre se puede usar para controlar con precisión la progresión de la enfermedad de Alzheimer mucho antes de que aparezcan los primeros signos clínicos.

De cómo una proteína de la sangre podría controlar la progresión del Alzheimer

Años antes de que se manifiesten los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, el cerebro comienza a cambiar y las neuronas se degradan lentamente. Los científicos del Centro Alemán para Enfermedades Neurodegenerativas (DZNE), el Instituto Hertie para la Investigación Clínica del Cerebro (HIH) y el Hospital Universitario de Tuebingen, ahora muestran que una proteína que se encuentra en la sangre puede usarse para monitorear con precisión la progresión de la enfermedad mucho antes de que aparezcan los primeros signos clínicos. Este marcador de sangre ofrece nuevas posibilidades para probar terapias.

El estudio se llevó a cabo en cooperación con un equipo de investigación internacional y se publicó en la revista Nature Medicine.

"El hecho de que todavía no haya un tratamiento eficaz para la enfermedad de Alzheimer se debe en parte a que las terapias actuales comienzan demasiado tarde", dice Mathias Jucker, investigador principal en el sitio de TZbingen. Para desarrollar mejores tratamientos, los científicos necesitan métodos confiables para monitorear y predecir el curso de la enfermedad antes de que se presenten síntomas tales como cambios en la memoria. Un análisis de sangre es más adecuado para esto.

Recientemente, hubo algunos avances en el desarrollo de tales análisis de sangre. La mayoría de ellos se basan en las llamadas proteínas amiloides. En la enfermedad de Alzheimer, las proteínas amiloides se acumulan en el cerebro y también aparecen en la sangre. Sin embargo, Jucker y sus colegas adoptan un enfoque diferente. "Nuestro análisis de sangre no analiza el amiloide, sino lo que hace en el cerebro, a saber, la neurodegeneración. En otras palabras, observamos la muerte de las neuronas", dice Jucker.

Rastros en el torrente sanguíneo

Cuando las células cerebrales mueren, sus restos pueden ser detectados en la sangre. "Normalmente, sin embargo, tales proteínas se degradan rápidamente en la sangre y, por lo tanto, no son muy adecuadas como marcadores para una enfermedad neurodegenerativa", explica Jucker. "Sin embargo, una excepción es una pequeña pieza del llamado neurofilamento que es sorprendentemente resistente a esta degradación".

El análisis de sangre de Jucker y sus colegas se basa en esta proteína. En el estudio actual, los científicos muestran que el neurofilamento se acumula en la sangre mucho antes de la aparición de los síntomas clínicos (es decir, ya durante la llamada fase preclínica) y que refleja con mucha sensibilidad el curso de la enfermedad y permite predicciones sobre futuros desarrollos.

El estudio se basa en datos y muestras de 405 individuos que se analizaron en una colaboración de investigación internacional: la "Red de Alzheimer de herencia dominante" (DIAN). Además del DZNE, el HIH y el Hospital Universitario de Tuebingen, la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE UU) y otras instituciones de todo el mundo, están involucradas.

Esta red investiga familias en las que la enfermedad de Alzheimer ya se presenta en la mediana edad debido a ciertas variaciones genéticas. Los análisis genéticos permiten predicciones muy precisas sobre si un miembro de la familia desarrollará demencia y cuándo.

Presagios de demencia

Jucker y sus colegas monitorearon el desarrollo de la concentración de neurofilamento en estos individuos año tras año. Hasta 16 años antes del inicio calculado de los síntomas de demencia, hubo cambios notables en la sangre. "No es la concentración absoluta de neurofilamentos, sino su evolución temporal, que es significativa y permite predicciones sobre la progresión futura de la enfermedad", dice Jucker.

De hecho, en investigaciones adicionales, los científicos demostraron que los cambios en la concentración de neurofilamentos reflejan la degradación neuronal con mucha precisión y permiten predicciones sobre cómo se desarrollará el daño cerebral. "Pudimos predecir la pérdida de masa cerebral y los cambios cognitivos que ocurrieron dos años después", dice Jucker.

Aunque resultó que la tasa de cambio en la concentración de neurofilamento estaba estrechamente relacionada con la degradación cerebral, la correlación con la deposición de proteínas amiloides tóxicas fue mucho menos pronunciada. Esto apoya la suposición de que aunque las proteínas amiloides son desencadenantes de la enfermedad, la degradación neuronal se produce de forma independiente.

Una herramienta para la investigación terapéutica

Los neurofilamentos se acumulan en la sangre no solo en la enfermedad de Alzheimer sino también en el curso de otros trastornos neurodegenerativos. Por lo tanto, la prueba solo es condicionalmente adecuada para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. "Sin embargo, la prueba muestra con precisión el curso de la enfermedad y, por lo tanto, es un instrumento poderoso para investigar terapias novedosas para el Alzheimer en ensayos clínicos", dice Jucker.  @mundiario

 

 

De cómo una proteína de la sangre podría controlar la progresión del Alzheimer
Comentarios