Dos profesores lanzan el manual más práctico para opositores a lengua y literatura

Manuel García e Ilenia Martínez. / Mundiario
Manuel García e Ilenia Martínez. / Mundiario

En este libro editado por MUNDIEDICIONES se apuesta por modelos de comentario resueltos, siguiendo los criterios de corrección que establecen las comisiones de los diferentes tribunales, de ahí su valor extraordinario.

Dos profesores lanzan el manual más práctico para opositores a lengua y literatura

Este año 2021 se prevé que sea abundante en convocatorias a oposiciones de todo tipo, sobre todo en el ámbito educativo. De hecho, ya hay comunidades autónomas que han convocado estas pruebas para diferentes ramas como la que aquí nos ocupa, Lengua y Literatura.

Ilenia Martínez y Manuel García son profesores experimentados en la preparación de opositores a esta materia, tanto de manera presencial como online. Durante años han visto cómo sus alumnos requerían manuales prácticos con comentarios de texto resueltos y en donde la carga teórica fuese menor que la práctica ya que, en este tipo de oposiciones, una de las pruebas más decisivas es la del comentario práctico o análisis textual, una demostración de conocimientos en la que más opositores quedan eliminados.

— Recientemente habéis publicado el libro Comentario literario y lingüístico para opositores a lengua y literatura. Un manual muy específico y muy práctico. ¿Qué habéis querido plasmar en esta obra?

Ilenia: —Ambos coincidíamos, por petición y “queja” expresa de nuestros opositores, en que les faltaba algún manual con comentarios resueltos por profesores, con la seguridad que eso les aporta. Nos dimos cuenta de que por más que se les intente enseñar o dar unas pautas para realizarlos, antes necesitan verlos hechos para así mejorar en su redacción, entre otras cosas. En este libro hay comentarios “reales”, con anotaciones de sus profesores, no es un manual con una teoría imposible de entender y poco práctica.

Manuel: —A estas alturas y con toda la bibliografía publicada sobre oposiciones, no vamos a inventar el comentario literario y el comentario lingüístico. Sin embargo, en este libro, se apuesta por modelos de comentario resueltos, siguiendo los criterios de corrección que establecen las comisiones de los diferentes tribunales. Incluimos, además, una serie de consejos de estudio para la preparación de esta fase según nuestra experiencia a lo largo de los últimos años: estrategias de redacción, formas de presentación, optimización del tiempo, por ejemplo.

Portada libro Comentario literario y lingüístico

Portada de Comentario literario y lingüístico para opositores a lengua y literatura. / Mundiediciones

— Este 2021 parece ser que será el año de las oposiciones a docentes de Secundaria, entre las que entran la especialidad en Lengua y Literatura, en toda España. De hecho, en algunas comunidades ya se habla de la mayor oferta docente desde 2008. ¿Aquellos que aún no hayan comenzado su preparación, están a tiempo?

I: — A mí me gusta ser muy sincera ante esta pregunta. A veces no es cuestión solo de tiempo, sino del esfuerzo del opositor o de lo que estén dispuestos a renunciar. Hay mucho sacrificio y muchas horas detrás. No es cuestión de ser el más listo, sino el más constante. Una oposición requiere una preparación previa de calidad, y ante la competencia que hay generalmente, cuanto más y mejor preparado vayas, mejor rival serás para el resto.

M: — Siempre se está a tiempo, pero no se puede caer en el engaño. Preparar unas oposiciones requiere organización, responsabilidad, autonomía y un compromiso serio contigo mismo y con aquellos en los que has depositado tu preparación. No se puede aprobar una Oposición sin estudiar al menos un tercio del temario, sin una programación creíble y que sepas defender con autoridad y convencimiento y, mucho menos, sin haber realizado comentarios prácticos o pruebas de análisis textual, que suelen ser las más complejas y las que eliminan a mayor número de opositores. Las Oposiciones son un ejercicio en soledad que requiere voluntarismo así como un trabajo continuo y evaluado. No hay fórmulas mágicas para aprobar, pero nuestra experiencia demuestra que los que tienen mayor probabilidad de obtener una plaza son aquellos que, al menos, han dedicado muchas semanas de su vida al estudio y a la lectura.

— ¿Para qué le puede servir al opositor este libro?

I: — Para que pierda el miedo a enfrentarse a un comentario. Durante la carrera no se realizan actividades de este tipo, y muchos se frustran porque piensan que, como no lo han hecho nunca, ahora, tampoco van a conseguirlo. Pero el movimiento se demuestra andando, y los comentarios son una parte de la oposición en la que se consigue mejorar a base de trabajar y repetir. Con estos ejemplos resueltos, y con los consejos que ahí les damos, les animamos a que piensen que es posible llegar a realizar comentarios de calidad, además de que entiendan la importancia de la redacción.

M: —La mayor parte de libros sobre comentarios que se publican son esquemáticos y obedecen a un tipo único de comentario estilístico. Nuestra propuesta es aportar mayor profundidad a las justificaciones de los recursos, elevar el nivel de redacción y mostrar diferentes enfoques prácticos que no obedezcan exclusivamente a modelos uniformes y rígidos, que son más propios de Bachillerato, que de un profesor o un filólogo. Por esa razón, hemos buscado versatilidad y un enfoque práctico que determina la lectura y comprensión del texto. Muchos análisis de textos comentados publicados o impartidos en academias, sin embargo, están determinados por la existencia de un modelo de comentario preconcebido, modelo por donde ha de pasar cualquier texto, independientemente de su naturaleza o su entorno histórico. Creemos que eso es un error, así que invitamos a que el opositor elija recursos y posibilidades de análisis en función de lo que el texto ofrece y enseña, sin abandonar, claro está, la línea de la Estilística y la Retórica.

— ¿Qué consejos dais al opositor en este libro (sin desvelar todos, claro)?

I: — Que el tribunal no se “pierda” en sus comentarios. Es importante tener clara la intención y el sentido que se pretende dar a un comentario, pero más importante todavía es que al tribunal le llegue de verdad esa intencionalidad y ese propósito. Deben contar una historia, y que el destinatario la comprenda.

M: —Entre algunos consejos que ofrecemos al principio del libro, destacaría dos: la preparación de opositores es un lobby y, en muchas ocasiones, se expolia al opositor y dos, los mejores maestros son los escritores, articulistas, críticos, a los que debemos leer e imitar en estilo y forma. En el primer caso, advertimos que, si un preparador no te exige la realización de comentarios o no los corrige, está robando el dinero a su opositor. En el segundo caso, es importante que la calidad de la redacción y la sensibilidad literaria se reflejen en la prosa del comentario. A veces, se ignora esta característica y los Tribunales se encuentran con comentarios esquemáticos, mal estructurados y carentes de profundidad en sus argumentaciones.

— Este libro va muy al grano, ¿en qué se diferencia de otros manuales que hay en el mercado?

I: — Los comentarios están resueltos por nosotros, y los hay de diferentes géneros, no se ciñen a uno solo. Procuramos que sea variado y combinamos una expresión técnica con unos consejos cercanos y reales.

M: — No hay teoría en el manual. Algo que yo he criticado del Estructuralismo y del Post, o de la propia Pragmática, es que los manuales, artículos y opúsculos sobre sus tesis y debates son innumerables, pero son muy pocos los ejemplos prácticos que el filólogo llega a trabajar a lo largo de la carrera. Es frustrante para el opositor reconocer que su licenciatura está basada en conocimientos academicistas y puramente teóricos que no sabe aplicar, luego, en una práctica o en un comentario. Por este motivo, Ilenia y yo propusimos mostrar el trabajo de nuestras clases y en la academia, porque libros sobre teoría de comentario hay muchos en el mercado, sin embargo, escasean los manuales sobre modelos resueltos y con consejos prácticos.

— ¿En qué debe poner atención un opositor a esta materia concreta?

I: —A la expresión. Tan importante es el contenido, como la forma. No son comentarios dirigidos a una EBAU, sino un trabajo que lo van a leer profesores que van a valorar el nivel de ese opositor. No pueden quedarse en lo básico, deben esforzarse en potenciar sus fortalezas al máximo.

M: — Un opositor tiene que leer mucho y conocer los textos clásicos en profundidad. Por suerte, actualmente, con la Internet, los materiales publicados y en digital son muchos y de fácil acceso. El estudiante ha de familiarizarse con el lenguaje, las estructuras y los tópicos de los textos de diferentes épocas y, no vamos a engañar a nadie, para lograr algo así, se necesita tiempo para leer y para escribir. Cuanto más haya leído un opositor, cuantas más antologías, libros de texto y artículos haya manejado, más bagaje cultural y literario tendrá para afrontar con seguridad los textos de estas pruebas. @mundiario

Dos profesores lanzan el manual más práctico para opositores a lengua y literatura
Comentarios