Buscar

MUNDIARIO

De cómo un procedimiento mínimamente invasivo puede ayudar a tratar el tendón de Aquiles

Un estudio firmado por investigadores del Hospital Monte Sinaí, Estados Unidos, ha logrado mejorar los resultados de los pacientes, reducir el tiempo de la recuperación y las complicaciones posteriores a la cirugía.
De cómo un procedimiento mínimamente invasivo puede ayudar a tratar el tendón de Aquiles
Tendón de Aquiles. / RR SS.
Tendón de Aquiles. / RR SS.

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición AMÉRICA. @mundiario

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Un procedimiento mínimamente invasivo podría ser la solución definitiva para tratar el tendón de Aquiles, una una lesión que afecta la parte trasera de la pantorrilla y que puede afectar la capacidad para caminar. Así lo ha dejado claro un estudio firmado por investigadores del Hospital Monte Sinaí, Estados Unidos, que, además, ha logrado mejorar los resultados de los pacientes, reducir el tiempo de la recuperación y las complicaciones posteriores a la cirugía.

El procedimiento trata la tendinopatía de Aquiles por inserción, un trastorno ortopédico común y crónico en el que los pacientes experimentan dolor en el tendón de Aquiles. La condición degenerativa crónica puede ser particularmente dolorosa para los atletas que realizan actividades de empuje, como los jugadores de baloncesto y fútbol.

El procedimiento de ojo de cerradura, conocido como osteotomía percutánea de Zadek (ZO), puede disminuir significativamente el dolor y proporcionar alivio al paciente en solo seis semanas después de esta técnica, en comparación con las 23 semanas de recuperación después de la cirugía abierta tradicional.

"La cirugía tradicional requiere incisiones más grandes e inevitablemente conlleva una mayor tasa de infección, mientras que este procedimiento mínimamente invasivo tiene una baja tasa de infección y menos riesgo de daño tisular, lo que ayuda a preservar mejor el tendón y lograr una recuperación y rehabilitación más rápidas para el paciente", han dicho los investigadores.

El corto período de recuperación incluye proteger el pie con una férula o bota de andador durante dos semanas, y posteriormente reanudar la carga de peso mientras usa una bota de andador extraíble durante cuatro semanas adicionales. La fisioterapia también puede comenzar dos semanas después de la cirugía y los pacientes pueden regresar a los zapatos seis semanas después del procedimiento ambulatorio. @mundiario