La privacidad, uno de los mayores miedos de los usuarios de las redes sociales

Ciberseguridad. / agenciasinc.com
Privacidad. / agenciasinc.com

Por regla general se recomienda no compartir ningún tipo de información como el número de teléfono, dirección, cuentas bancarias o hacer públicos los momentos en los que nos ausentamos de nuestro domicilio.

La privacidad, uno de los mayores miedos de los usuarios de las redes sociales

Desde la creación de las primeras redes sociales, uno de los mayores miedos de los usuarios a la hora de registrarse es la privacidad. La mayoría piensan que los medios sociales no tienen la suficiente seguridad y que no administran bien sus datos personales. Los formularios de registro demandan excesiva información, llegando a solicitar datos personales considerados como especialmente protegidos por normativa legal. La mayoría de las entidades como Facebook o Twitter tienen acuerdos con diferentes empresas para anunciarse en la web y muchas de ellas utilizan información para saber que tipo de productos estamos buscando, por lo que es muy importante tener unos buenos ajustes de privacidad en estos casos. Los usuarios tienen que ser conscientes de que los datos que proporcionamos a una red social también se los estamos dando a cualquier empresa que trabaje con dicha red.

Facebook es la red social que mejor administra la información de sus usuarios. Cuando un usuario sube una foto a Facebook, esta red puede saber desde donde fue sacada, almacena la frecuencia con la que usas cada servicio, el contenido que visualizas, las páginas que sigues o el dispositivo desde el que accedes (incluso el sistema operativo, la ubicación, etc,). Toda esta información se usa para poder ofrecer al usuario servicios afines a sus gustos y para seleccionar los anuncios que pueden ser más interesantes para él. Además, cada vez que usas un servicio o utilizas uno de los juegos de la plataforma, proporcionas esa información a los propietarios de la aplicación. Otro ejemplo es Twitter, que utiliza los tweets promocionales basándose en la gente que sigues o la información que has buscado.

El control de la información por parte de las redes es uno de los principales problemas. Por regla general se recomienda no compartir ningún tipo de información como el número de teléfono, dirección, cuentas bancarias o hacer públicos los momentos en los que nos ausentamos de nuestro domicilio.

Los usuarios tienen que ser conscientes que aunque eliminen su perfil, la información publicada por otros individuos sobre ti, no se borrará.

Otro problema de los medios es la información que suben otras personas sobre ti. Las redes sociales cuentan con millones de usuarios a lo largo del mundo por lo que es imposible controlar que información van a subir en cada momento.  De todas formas, pese a que no podemos tener un control completo sobre el contenido que otros publican, sí que podemos evitar que se suba información o fotografías que puedan comprometer a otros usuarios. Muchas redes, conscientes del problema que esto acarrea, han comenzado a implantar nuevas medidas. Un ejemplo de ello es Facebook, que por iniciativa propia, permite configurar el perfil para que el propio usuario sea el que tenga que aprobar cualquier publicación en la que aparezca. De todas formas los usuarios de las redes sociales tienen que ser conscientes de que aunque eliminen su perfil, la información publicada por otros individuos sobre ti, tal como fotografías o videos, no se borrará.

El miedo a ser hackeado, perder información relevante, sufrir amenazas o ciberacoso son solo algunos de los miedos que tienen los usuarios a la hora de registrarse en una nueva red social. Una buena configuración de la privacidad en las redes, así como tener un buen control del contenido que se publica sobre ti es indispensable para tener una experiencia segura en redes sociales.

La privacidad, uno de los mayores miedos de los usuarios de las redes sociales
Comentarios