Buscar

MUNDIARIO

La policía de Wisconsin protagoniza un episodio racista tras disparar a un negro siete veces

Jacob Blake se disponía a subir a su coche cuando los agentes procedieron a dispararle por la espalda. Pese a la gravedad de las heridas, se mantiene vivo y se recupera en el hospital.
La policía de Wisconsin protagoniza un episodio racista tras disparar a un negro siete veces
Policías blancos disparan a Jacob Blake. / Captura de vídeo.
Policías blancos disparan a Jacob Blake. / Captura de vídeo.

Tres meses después de la muerte de George Floyd un nuevo episodio racista sacude a las sociedad estadounidense. Jacob Blake se encuentra grave, pero estable en un hospital de Milwaukee, en Wisconsin luego de haber recibido siete disparos por la espalda de manos de la policía cuando procedía a meterse en su coche.

Blake es un hombre negro de 29 años cuyo incidente con policías blancos vuelve a despertar a manifestantes contra el racismo. El suceso ocurrió en Kenosha, donde Raysean White, de 22 años, pudo captar los hechos con su teléfono al pasar por allí casualmente. 


Quizá también te interese:

Dos autopsias determinan que el caso de George Floyd fue un homicidio

George Floyd alertó hasta en 20 ocasiones que no podía respirar


 

Tras la difusión de las imágenes, Wisconsin ha pasado a ser un hervidero de protestas violentas que condenan el racismo sistemático en el país y que de nuevo involucra a policías blancos. Keshona se convirtió rápidamente en el epicentro de las nuevas protestas donde se reportó la quema de vehículos y los ataques contra diferentes edificios que terminaron con más de un cristal roto.

Ni los coches de patrulla ni los agentes de asalto intentado contener a los protestantes se salvaron de la furia causada por los disparos contra Blake. Hasta ahora, la policía de Keshona ha ofrecido pocos detalles de lo ocurrido. Aseguran que los agentes recibieron una llamada por violencia doméstica en la tarde del domingo, y que luego se vieron envueltos en un tiroteo.

 

Los agentes involucrados en el suceso han sido suspendidos de su empleo y no percibirán ningún sueldo hasta que se aclaren los hechos. “Hoy, Jacob Blake recibió varios disparos por la espalda, a plena luz del día. Pese a que no disponemos de todos los detalles, de lo que sí tenemos certeza es que Blake no es la primera persona que ha recibido el impacto de balas o han matado de manera despiadada agentes de la ley y el orden, en nuestro estado o en nuestro país”, dijo en un comunicado el demócrata Tony Evers, gobernador de Wisconsin.

White, testigo del suceso, afirmó que pudo grabar lo sucedido porque escuchó a un grupo de mujeres discutiendo en el edifico al otro lado de la calle. “Entonces apareció el individuo al que dispararon", relató para la cadena NBC. “Detuvo su camioneta, salió, lo vi caminar. Su hijo corrió hacia él. Lo cogió y lo metió dentro del vehículo”.

 

Según la versión de White, volvió a mirar por la ventana y entonces observó cómo la policía forcejaba con Blake detrás del coche, donde un agente utilizó la pistola eléctrica para detenerle. “Le gritaban que tirara el cuchillo, pero no vi ningún arma en sus manos, ni que estuviera violento”, afirmó el testigo que entonces empezó a grabar lo que sucedía.

En el vídeo se puede observar cómo Blake empieza a caminar hacía el asiento del conductor y procedía a montarse en el vehículo, momento en que los policías proceden a disparar. “Me quedé asombrado”, relató White, que también vio a la madre de los niños Laquisha Booker, correr para sacar a sus hijos del coche. Poco después, Booker afirmaría que sus tres hijos estaban en el vehículo y que presenciaron cómo los agentes dispararon a su padre, que según su versión estaba desarmado. @mundiario