¿Podría la música ser un vector de contagio de la Covid 19?

Trompetista de banda. / Pexels, Curioso Photographer
Trompetista de banda. / Pexels, Curioso Photographer

Un estudio en la revista Science discute la posibilidad de que la suspensión de partículas en forma de aerosoles provocadas por las bandas pueda aumentar contagios entre músicos. 

¿Podría la música ser un vector de contagio de la Covid 19?

Los instrumentos de viento no tienen una válvula de saliva, o llave de agua, por nada, al tocar la saliva se condensa en los conductos del instrumento, goteando. No solo eso, los cambios en la respiración del instrumentista, y los aerosoles que pueden ser generados por el instrumento constituyen un riesgo para la suspensión de partículas con el virus en el aire. Lo mismo ocurre con los cantantes. 

Trompetista en banda callejera. / Pexels, Brett Sayles

Según el estudio al que hace referencia Science, en la Universidad de Colorado llevaron a cabo un experimento en el que colocaron a cinco estudiantes de música (una soprano y cuatro instrumentistas de viento), dentro de una habitación que se utiliza para estudios de polución en interiores, por lo que cuenta con sellos y filtros de aire. Se les pidió que interpretasen un solo con gran cantidad de variaciones en rango, estilo y articulación en el que apuntaban sus instrumentos a unos tubos que medían aerosoles de distintos tamaños. 

Esto resulta interesante puesto que faltaban datos con respecto a la variable de los aerosoles. 

Coro en iglesia. / Pixabay

En junio Alemania volvió a permitir el canto coral, animados por un estudio llevado a cabo en mayo por la Filarmónica de Viena en el que concluían que no habían posibilidades de contagio. Mientras tanto, la Asociación Médica de las Ártes Escénicas de Estados Unidos alertaba del riesgo de los aerosoles para los miembros de las corales, puesto que, aunque se tomen las medidas de seguridad que se exigen en Alemania a sus corales (formaciones de máximo 10 personas con una distancia de 3 metros), la transmisión de partículas en los aerosoles puede abarcar más distancia que los 2 metros a los que nos hemos acostumbrado. 

Un estudio de la Universidad de Iowa abordaba el tema del peligro de los aerosoles, que se producen al cantar o al tocar instrumentos de viento, procedentes de respiraciones profundas, vibratos, soplar a través de las válvulas de saliva… 

Las preocupaciones en Estados Unidos se ha demostrado que eran perfectamente fundadas, puesto que en el estudio de la Universidad de Colorado descubrieron que los aerosoles producidos por los instrumentos pueden transmitir el coronavirus, y que, además, las partículas se mantenían en el aire durante más tiempo. 

Actualmente se habla de utilizar cubiertas en los instrumentos que no actúen como sordinas y que podrían reducir la cantidad de aerosoles en un 50%. 

En base a esto, recomiendan que los ensayos y actuaciones en interiores cuenten con filtros HEPA, utilicen cubiertas y mantengan la distancia de seguridad. 

El problema que se desprende directamente de esto son reducciones en el número de integrantes para bandas y orquestas. 

Es posible que, según se vaya obteniendo más información sobre los aerosoles, haya que llevarse la música a otra parte. @mundiario

 

¿Podría la música ser un vector de contagio de la Covid 19?
Comentarios