Buscar

MUNDIARIO

El poder que ejerce la música en las campañas electorales

El papel que juega la música en las campañas electorales describe el uso del acompañamiento musical como parte de las estrategias de los candidatos y partidos a ocupar un puesto de representación popular.

 

El poder que ejerce la música en las campañas electorales
Imagen del poder de la música en la política. / Beers&Politics
Imagen del poder de la música en la política. / Beers&Politics

Firma

Cristina Goás

Cristina Goás

La autora, CRISTINA GOÁS, gestiona Melovida y dirige Presto Vivace, desde donde desarrolla la investigación musical y su aplicación a través de dispositivos tecnológicos. También es colaboradora de MUNDIARIO y se encarga de formar y crear nuevos talentos. @mundiario

El efecto de la música en la conducta del elector indica el alto poder persuasivo por lo que es utilizada no sólo en las campañas electorales, como fue el caso de Obama, sino también en la milicia para envalentonar a los ejércitos y darle un sentido de identidad patria, así como en las religiones, el deporte y la industria del entretenimiento. Se concluye que la música se utiliza como táctica de persuasión durante las campañas electorales por su capacidad de generar diferentes reacciones psicológicas en el elector e inducir o modificar estados cognitivos, anímicos o emocionales entre los votantes.

De esta forma la música se ha convertido en un nuevo actor de poder bajo un sistema de impronta democrática y en una herramienta sumamente útil para persuadir y movilizar a los votantes.

Apenas unos días después de presentar las 110 medidas que tendría su próximo gobierno en caso de repetir al frente del Ejecutivo, el Psoe ha presentado la playlist “La España que quieres”. Son 110 canciones que representan a todas las generaciones. Una lista de reproducción, creada por los ejecutivos y ejecutivas del PSOE, en la que podemos encontrar artistas como Rocío Jurado o grupos de la talla de Carolina Duarte.

El discurso multirracial de Obama sedujo al cantante Will. I. Am, líder de los Black Eyed Peas, que produjo en tiempo récord dos canciones "Yes, We Can" y "We re Are the Ones", que tuvo la participación de celebridades y músicos como Scarlet Johansson, Macy Gray, Herbie Hancok, John Leguizamo y muchos más.

El partido de Pablo Casado ha sorprendido con una nueva playlist en Spotify con una selección que va de temas modernos de Taburete a clásicos de Nino Bravo o Raphael.

Se trata de una lista de 134 canciones, tantas como escaños quiere conseguir el PP. Algunas de las canciones más destacadas y con doble sentido son, “Sevilla tiene un color especial de Los del Río, “Hay que venir al Sur” de Rafaela Carrá, “Mi querida España” de Cecilia, “Un velero llamado libertad de José Luis Perales,  “Mi gran noche” de Raphael,  “El 28” de La Oreja de Van Gogh, “Torero” de Chayanne, “Cien gaviotas” de Duncan Dhu o “Libre” de Nino Bravo.

Lo que está claro es que, quién haya vivido algún mitin eufórico e inicio de campaña unido a la música que esté sonando a todo volumen en los momentos y durante los actos, saben que te da un chute de triunfalismo, seguridad y hacen que tu corazón salte de emoción reafirmando tu ideología casi sin pensarlo.

El poder que ejerce la música es mágico, la seducción está garantizada y los políticos lo saben por eso contratan a los mejores especialistas en selecciones musicales porque quieren las músicas con más fortaleza y grandes mensajes para sus campañas. @mundiario