¿Qué sentido tiene que la gente piense que la cultura digital debe ser gratis?

Incautación de DVD ilegales.
Incautación de DVD ilegales.

El mayor problema de nuestra era digital es casi toda la gente que piensa que la cultura debe ser gratis. El 84% del consumo en la Red es pirata en España.

¿Qué sentido tiene que la gente piense que la cultura digital debe ser gratis?

El pirateo cultural en internet aumenta en España un 6,5 por ciento. El 84 por ciento del consumo en la Red es pirata en España.

El mayor problema de nuestra era digital es toda la gente que piensa que la cultura debe ser gratis. De la gente que paga lo que le pidan por un dispositivo pero nada, absolutamente nada, por el contenido. El 84% del consumo en la Red es pirata en España.

Hace unos días se hacían públicos unos datos nada esperanzadores. Confirman el incremento del pirateo en la Red. En cifras, lo que tenemos es lo siguiente: el 84% del consumo en la Red es pirata. En 2013 aumentaron en España las descargas ilegales en un 6,5%. El 43% piratea películas. El 27% piratea música. El 21% piratea libros. Y el 9% piratea videojuegos. (Datos del “Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales” de 2013 realizado por la consultora GFK para la Coalición de Creadores). Pues este es el panorama.

A comienzos de abril se celebró en Santiago de Compostela un congreso internacional promovido por la Universidade de Santiago bajo el título “Editando para minorías en el mundo digital”. El escritor y periodista lucense Miguel Ángel Murado fue contundente: “Si hay algo que es capitalismo salvaje, eso es internet: una economía totalmente desregularizada”. En ese mismo congreso intervino el escritor y crítico catalán Jorge Carrión, que habló de las librerías del futuro. Afirmó: “Frente a lo virtual, pido el retorno a lo real. Las librerías del futuro lo serán en la medida que potencien la comunidad, la conversación, el hecho de querer salir de casa para compartir algo”.

Hasta ahora, quien va ganando, y con enorme ventaja, son los fabricantes de aparatos. Les venden a las administraciones y a la sociedad en general, cada año, nuevas hornadas. Ahora le ha tocado el turno a las tabletas, que al parecer están a reemplazar a los e-readers, pues estos no han dado el resultado esperado en su implantación en bibliotecas públicas o centros de enseñanza. No hay problema. Se compran tabletas, y listo. En este capítulo tecnológico siempre hay presupuesto.

Yo soy usuario diario de las Redes, del mundo digital. Tengo muy claro que son imprescindibles. Tan claro tengo esto como sé que las Redes, lo digital, es un continente, un chasis. El motor o el combustible no son las Redes, son los contenidos. Los creadores de esos contenidos, y sus gestores, desarrollan un trabajo tan importante para la sociedad como los médicos, los bomberos o los fontaneros. Pues la cultura cura (como los médicos), y apaga fuegos (como los bomberos) y, por supuesto, desatasca (como los fontaneros) el cerebro.

¿Qué sentido tiene que la gente piense que la cultura digital debe ser gratis?
Comentarios