Las pinturas de una refugiada polaca se exponen en Madrid

Pintura de la refugiada polaca Bárbara Rybicka.
Pintura de la refugiada polaca Bárbara Rybicka.

La Galería Orfila, ubicada en Madrid, acoge hasta finales de septiembre pinturas de la artista Barbara Rybicka, trabajos inscribibles en el realismo mágico.

Las pinturas de una refugiada polaca se exponen en Madrid

La Galería Orfila acoge hasta finales de septiembre pinturas de la artista Barbara Rybicka, trabajos inscribibles en el realismo mágico.

Barbara Rybicka nació en Lwów (Polonia) en 1942, pero su vida se caracteriza por continuos viajes y cambios de residencia, los primeros a causa de la guerra, en su caso la Segunda Guerra Mundial.  Diferentes ciudades de Polonia la vieron crecer y formarse en Bellas Artes, París la dio la oportunidad de exponer sus pinturas y en Madrid se casó y acomodó su residencia hasta el día de su muerte en el año 2013.

Su casa en la capital fue testigo de la acogida de muchos migrantes que abandonaban Polonia y pedían asilo en España a consecuencia de la guerra. Barbara y su marido, Krzysztof Rybicki, abrían así las puertas de su hogar a sus compatriotas. Mientras tanto, Barbara Rybicka seguía pintando y exponiendo en París, Lyon, Biarritz, Toronto, Londres, Santiago de Compostela o Madrid, entre otras.

El grito (Shout). Óleo:lienzo, 100 x 73 cm.
El grito (Shout). Óleo:lienzo, 100 x 73 cm.

 

Este mes de septiembre, hasta el día 30, sus pinturas podrán verse en la Galería Orfila, dirigida por Antonio Leyva, escritor y miembro de las Asociaciones Madrileña, Española e Internacional de Críticos de Arte e inaugurada en el año 1973 con una exposición del pintor Laxeiro, el más importante expresionista gallego de nuestra contemporaneidad.

El propio Antonio Leyva, quien ha escrito el libro Angels by the river, sobre la obra de la pintora, relaciona la obra pictórica de Barbara Rybicka con la obra literaria de Günter Grass por su minuciosidad constructiva y por su recurrencia a elementos cargados de espiritualizada surrealidad, es inscribible en el realismo mágico, bien que con peculiaridades formales procedentes de la abstracción que la singularizan.

Una mujer que hizo frente a una realidad bélica y se convirtió en una pintora de renombre.

Las pinturas de una refugiada polaca se exponen en Madrid
Comentarios